Si estoy soltera disfruto de la soledad al máximo; si hay alguien en mi vida el amor es lo único que me inspira

0
558

No puedo mentir al decir que las chicas somos impredecibles y muchas de las veces confusas. Puedo decir que es cierto cuando se dice que una mujer es difícil de comprender, porque todas sabemos que incluso es difícil comprendernos nosotras mismas, sobre todo cuando hay sentimientos que chocan dentro de nosotras y notaremos cual es el que gana nuestras emociones y acciones.

Cuando estamos solas, cuando alguien nos ha dejado o cuando simplemente no hemos encontrado a la persona correcta vamos cantando por el mundo que es lo mejor que nos ha pasado, estar solas y no tener que enfrentarnos a una mala decisión y que estemos viviendo las consecuencias de haber elegido compartir nuestra vida con alguien. Cuando estamos solas presumimos al mundo que estamos mejor así, que no hay nada mejor que tener un tiempo para nosotras para conocernos y que en cualquier momento podemos burlaros de las personas enamoradas que pasan por las calles tomadas de la mano. Pensamos que estar solas nos evitarán tragos amargos que quizá tendríamos que tomar si encontraremos pasar el tiempo con alguien más. Somos felices y lo gritamos por el mundo diciendo que no necesitamos a nadie, que todas las cosas podemos hacerlas solas porque somos lo suficientemente capaces para sobrevivir por nosotras mismas; nos sentimos menos vulnerables e intentamos estar de pie luchando a diario con la soledad e intentando ser siempre su amiga. Eso es lo que pasa cuando intentamos demostrar al mundo que somos fuertes e intentamos justificar nuestra soledad, pero ¿qué pasa cuando por fin encontramos a alguien?

Todo cambia cuando la vida nos ha puesto a una persona para compartir nuestra vida, porque sé que estamos de acuerdo que el amor y la atracción no avisan, que no sabemos en que momento podemos quedar flechadas por algún tipo que antes era un desconocido para nosotras; sabemos que en cualquier momento podemos encontrar el amor por más que digamos que disfrutamos nuestro tiempo a solas. Cuando llega alguien a nuestra vida y nos demuestra que no hay necesidad de estar sola es cuando comenzamos a desmentir todo lo que dijimos cuando estuvimos solas. Comenzamos a presumir al mundo que estás en la mejor etapa de tu vida; que estando con alguien puedes hacer miles de cosas, cosas que no podías hacer cuando estabas sola, cuando no había alguien que estuviera a tu lado para ayudarte a salir de ese agujero donde vivías encerrada en tu propio mundo, en tu propia opinión. Pensamos que la vida que pasamos a solas no se compara con la que tenemos a lado de esa persona de la que te has enamorado, anhelamos estar por siempre a su lado y lo presumimos a los cuatro vientos para que todo mundo vea que somos felices.,

Nadie puede entendernos, porque cuando estamos solas pensamos que no necesitamos a nadie más para ser felices, para ser fuertes; pero cuando nos encontramos con el amor, pesamos que las cosas no pueden mejorar más porque estamos a lado de una persona especial, una persona única que nos hace sentir la mujer más feliz del mundo. La vida es así y tenemos que aprender a cerrar la boca y solamente espera que el destino nos diga que es lo mejor para cada uno de nosotros, estar sola o con el amor de tu vida.