Un día me juraste amor eterno… hoy ya no estás

0
431

No pude darme cuenta a tiempo de tu falsedad, de lo seco de tus palabras, que al salir de tu boca se convertían en polvo. No pude darme cuenta de tu gusto por ver mis lagrimas salir, derramarse y ahogar mi corazón con el silencio de una promesa sin cumplir. No me daba cuenta que cada una de tus palabras era solo aire, que se desvanecía y no volvía a la vida. No me daba cuenta de todo lo que sufría mi pecho con el vació de un amor sin sentido.

Me arrepiento de haberme entregado, de haberte dado todo el amor que mi corazón creaba para ti. No quiero volver a recordar el tiempo que perdí intentando entregarte todo lo que fui. No puedo voltear al pasado sin darme cuenta de todos los engaños que estaban frente a mi nariz, pero que el amor no dejaba que yo viera en ese entonces. Ahora es todo diferente, ahora puedo darme cuenta que nunca estuviste para mí.

Un día, de todos los que estuvimos juntos, en soledad tomaste mi mano y me prometiste amor eterno; me juraste que había un sentimiento inexplicable dentro de ti, que no soportarías si en ese momento yo decidía irme de tu lado. Todo lo creí, pensé que de tu boca jamás saldrían espinas que llegarán a lastimar un corazón que estaba dentro de ti; me equivoque. Intentaba disimular el dolor, de ver las promesas desvanecerse con el tiempo, de esperar y esperar a que todo cambiará y que nunca te fueras.

Era una costumbre para ti, dejar las cosas a medias, prometías estar a mi lado, pero al siguiente día eras frío para después decirme que no estabas seguro de que lo que había entre nosotros funcionara. Al final de todas las promesas de amor, venía un – no siento nada. Esas palabras, cada vez que llegaban a mis oídos derribaban mi corazón, me humillaban y me hacían sentir un infierno dentro de ti. Tus desprecios y mentiras dañaron mi corazón, me hicieron sentir la soledad y el vacío como nunca nadie lo había hecho.

Yo estaba completamente enamorada y eso tú lo sabías. Sabías que el golpe sería fuerte, sabías que las cosas que hacías me lastimaban porque dentro de mí había amor verdadero, pero no te importó. No hiciste que las cosas mejorarán; no quisiste luchar por lo que un día prometiste. No supe que hacer, no sabía si lo mejor era correr o seguir ahí. Quería alejarme, alejarme a un lugar donde nadie me conociera, donde no estuvieras tú y las promesas no pudieran alcanzarme, donde los recuerdos se quebrarás y dejarán de atormentarme. Nunca supe que es lo que tenia que hacer para que dejarás de lastimarme, dejaras de burlarte de mí y del amor que sabías que existía dentro de mí.

Lo único que quería era que sintieras mi dolor, que te doliera lastimarme y que comenzaras a tratarme suavemente. No quiero volver a sentir todo el dolor que sentí estando a tu lado, quiero ser feliz y encontrar a la persona indicada; quien nunca me haría el daño que tú me hiciste.