Me voy, para que nunca me vuelvas a ver 

0
387

Nunca lo dije, pero siempre pensé que terminaría cansándome y yéndome en algún momento lejos de ti, de un hombre que no supo valorarme, por más que le hice entender el dolor que causaba en mí el ver que no le importaba lo que pasaba conmigo. No supe en que momento pasaría o en que lugar por fin yo me hartaría de estar a tu lado y de una vez por todas tomar una de las decisiones más difíciles de mi vida, alejarme de ti. No quería hacerlo, cuando estaba lista y a punto de hacerlo, el amor que sentía por ti volvía a detener a mi corazón y me demostraba porqué tenía que seguir a tu lado.

Me entregaste todo lo que pudiste, lo comprendo, porque no podía obligarte a darme algo que no sentías por mí. Entiendo que llegaste hasta donde el corazón te dejó, todo eso puedo entenderlo. Lo que aún no puedo entender porqué seguías aquí, porque no tomaste tú la decisión de alejarte de mí; pienso en que quizá no quisiste lastimarme sin darte cuenta que ya lo estabas haciendo. Te ame con todo lo que tengo y mucho más, no podía soportar la idea de algún día perderte y cada vez que me daba cuenta de que estaba a punto de hacerlo, el dolor no me dejaba en paz. Puedo aún recordar todas esas noches en las que mi almohada era mi única compañera, donde las lagrimas no dejaban de brotar y el corazón no dejaba de sentir un fuerte empujón dejándolo paralizado y sin ganas de vivir.

Quisiera que te dieras cuenta de todo el daño que me hiciste, de todas las cosas que tuve que hacer para lograr olvidarte, dejarte ir y no seguir sintiendo el mismo dolor. Quisiera que te dieras cuenta de todas las cosas que tuve que pasar para entender que las cosas se habían terminado.

No puedo comprender porque seguías lastimándome, diciendo que ya no había nada, que las cosas se habían terminado, pero no eras capaz de dejarme escapar, de dejarme y alejarte lo más lejos de mí para que dejará de sufrir; en cambio seguías aquí, no podías abandonarme, dejar que encontrará mi propio camino y que me enseñarás que todo era verdad, que las palabras de desprecio eran ciertas, que el amor se había terminado y no había nada por hacer. Me decías que ya no había amor y que lo mejor era que estuvieras lejos de mí, pero sin embargo ahí estabas, junto a mí, velando por mí, pensando en las noches en mí pero intentando seguir tu propia vida; nunca me dejaste del todo. Mi error fue que yo también seguía ahí a pesar de todo, sobre todo porque sabía que aún quedaba algo de ti; hasta que pude darme cuenta que yo tenia que tomar la decisión de alejarme y de que todo llegará a su fin. Lo hice, pude decirte adiós por fin; me decidí y ahora estoy lejos de ti. Si tomé la decisión de irme, es porque no quiero que vuelvas a verme, quiero que me olvides y yo lograr sacarte de mí.