¿Vas a seguir ahí sentado lamentándote por tus heridas? 

0
374

Lagrimas durante horas y horas, un sentimiento que te hace sentir un vacío en el pecho y que no te deja pensar en nada más que en la razón que te hizo sentir de esta manera. Sientes que las cosas nunca saldrán bien, que no habrá manera en la que te puedas recuperar; piensas que eres la persona más desdichada del mundo y no te cansas de quedarte por la noche con insomnio mientras de nuevo las lagrimas te visitan y no te dejan en paz.

La vida nunca dependerá de una mal decisión, de un dolor o de alguien que te ha lastimado. Tu vida no es la única que ha pasado por momentos difíciles, ni es la única que se ha topado con personas que solo le han hecho daño. Deja de pensar que eres la persona más desdichada, pensar en que si alguien sintiera el dolor que llevas por dentro te entendería; todos te entendemos, porque todos hemos tenido que pasar por cosas que nos hacen sufrir, que nos hacen sentir que nuestra vida se ha terminado, y que no habrá cosa en el mundo que lo repare.

Lo que todos tenemos que comprender, es que la vida no fue hecha para los débiles, para todas esas personas que se dan por vencida rápido; la vida fue hecha para todas esas personas que están dispuestas a luchar para por sus ideales, esas personas que están dispuestas a aferrarse por sus sueños, y luchar por ellos a pesar de todo y todos. La vida no es fácil para ninguno que en ella habita, pues esta llena de pruebas, de perdidas, de engaños e hipocresías. Todos quisiéramos vivir en el mundo perfecto, donde solo existiera el amor, la razón, la compañía y la felicidad; pero las cosas no funcionan así.

¿Vas a seguir ahí sentado lamentándote por tus heridas? Intentando hacer que el mundo se entere que eres la persona más desdichada del mundo y presumiendo por todo lo que has tenido que pasar, tratando de que convencer al mundo que comprenda tus lágrimas. No tienes porque hacerlo, todos lo comprenden, todos pueden entenderte, pero lo que no podrán entender es que sigas ahí, sentado, lamentándote por todo, llorando sin hacer nada. Nadie podrá entender porqué sigues sentado, recibiendo condolencias y recordando todas esas cosas que te han hecho sufrir. Eso es lo que no se entiende, porque no te levantas e intentas cambiar tu vida, intentas decirle no a todas esas lagrimas y dolor que sientes cada día.

No te quedes sentado, levántate e intenta buscar tu felicidad, porque si sigues ahí nunca la obtendrás; nadie está dispuesto a buscar y luchar por la felicidad de alguien más, todos buscan la suya y luchan cada día por encontrarla. La felicidad está a tu alcance, solo tienes que levantarte, ver lo que no te deja llegar a ella y quitarlo de tu camino, de tu cabeza y tu corazón. No te quedes con los brazos cruzados y lucha por lo que sabes que te dará todo en la vida y hará que desaparezca el dolor que sientes dentro. Lucha por tu felicidad deja de lamentarte.