Me has olvidado, puedo verlo en tus ojos

0
2837
reading a book

Desde el día en el que te conocí supe que serías tú el amor de mi vida, que eras tú la persona que me daría todo lo que necesitaba en mi vida, pero nunca imagine que terminaríamos tan lejos y con los recuerdos rotos. No he dejado de amarte, y cada vez que puedo verte mi corazón palpita tan fuerte que quiere salir de mi pecho. No puedo soportar verte y saber que ya no me perteneces, que ahora tu lugar está lejos de mí, no pudo hacerlo porque aún te amo, porque que no has dejado de ser lo más importante en mi vida; lo que más me duele es saber que ni siquiera el amor pudo unirnos, pudo permitir que nosotros pudiéramos seguir escribiendo la historia de amor que hace un tiempo comenzó. Quisiera poder estar a tu lado, tomar tu mano y comenzar a caminar por las calles, en silencio, meditando el amor que podíamos sentir el uno por el otro.

Las discusiones comenzaron, no paraban de lastimarnos, y el amor, se ocultaba sin ayudarnos a derrotar las diferencias. Es extraño sentir amor por alguien que fue tuyo y ahora se encuentra lejos de ti. Solo quiero recuperar el tiempo, regresar al día en el que te conocí y evitar toparme contigo, intentar alejarme para no poder enamorarme y no tener que pasar por el dolor que ahora tengo que sufrir.

No quiero seguir viéndote y ver como se ha derrumbado, como el brillo de tus ojos se apago y tu boca ya no sonríe al verme cerca de ti. Me duele ver tu indiferencia, ver que la persona que un día dijo amarme, ahora muestre desprecio hacía mí. Ver como el amor de mi vida me ha olvidado rompe aún más las heridas ya formadas en mi pecho desde que decidimos alejarnos. Te has ido y eso tengo que respetarlo, porque ya no me perteneces, ya no puedo hacer nada para convencernos que aún podemos lograrlo, porque ambos sabemos que el tiempo ha pasado, que las cosas se han ido y que tenemos que dejar que se pudran todos los recuerdos que aún se han salvado. El coraje y la desilusión me envuelven con desprecio y rencor por no lograr ser lo que tú querías, por no darte todo lo que necesitabas para poder seguir aquí y amarme de la misma manera en que lo sigo haciendo yo.

Ya no quiero recordarte y lo único que me queda es clavarme el olvido en mi mente para dejar de pensar en ti, dejar de pensar en miles de situaciones a tu lado, soñar que sigues aquí y que lo estarás por siempre. Las diferencias lograron quitarnos lo que un día formamos con amor, que moldeamos pero ambos dejamos destruir, que ninguno de los dos hizo lo suficiente para evitar que lo que había entre nosotros muriera.

Te amo y no pudo hacer nada para evitarlo, porque desde el principio sabía que tú serías el amor de mi vida, ese amor que nunca se va, que te acompaña hasta el día de tu muerte y que estará su marca en tu pecho para recordarte lo que un día fue.