La distancia no sabe que nuestro amor lucha contra sus barreras 

0
4160

El mundo es uno solo, al igual que el amor que nos une a pesar de no poder estar juntos. Cuando nos conocimos sabíamos que lucharíamos por la barrera de la distancia que nos separa, pero lo que no sabe esta barrera es que hay un amor que nos no solo nos une, sino que también lucha por ambos para derrumbarla.

Muchos a nuestro alrededor nos dicen que esté amor no es posible, que el tiempo y la distancia terminarán con el amor que hasta ahora hemos profesado. La distancia está ahí, pero sabemos cada uno de nuestra existencia, sabemos el sonido de nuestra voz y la estructura de nuestro cuerpo a pesar de no haberlo tocado. Sabemos le sentimiento que se aloja dentro de nuestra alma y nuestro corazón. Sabemos que las cosas que hemos pasado no han sido fáciles pero que hemos sabido enfrentarlas con la frente en alto, colocando como prioridad los sentimientos que nos han unido por tanto tiempo. No me importa lo que la gente diga y sé que piensas lo mismo que yo, porque sé que hay amor dentro de ti, ese mismo amor que me une a ti a pesar de que hay miles de kilómetros entre tú y yo.

Cada noche al dormir pienso en ti, en todas las palabras que nos hemos dicho y en esas ganas que nos matan por estar juntos, por sentir nuestra piel y poder tocar nuestros labios. Cada noche me inunda la ilusión de algún día por estar junto a ti y no tener que tocar el aire intentando pensar que eres tú. Los sueños son mi aliado, porque me hacen sentirte más cerca de mí, hacen que el amor que siento por ti construya miles de imágenes en un nuevo universo, un universo en el que solo tú y yo habitamos; nuestro universo, un lugar en el que solo tú y yo sabemos que hay a nuestro alrededor, y en el que podemos estar tan cerca que podemos sentir el calor de nuestro cuerpo, podemos ver nuestro reflejo en el brillo de nuestros ojos y nuestras manos pueden sentir por fin nuestra piel. Me gusta soñarte, pensar en ti cada noche al dormir y sentir miles de sensaciones al despertar pensando que todo lo que hubo en mi mente fue real. Las cosas que he soñado me han hecho fuerte, me dan una esperanza de que el tiempo, en algún momento nos unirá y ese día podemos gritar a los cuatro vientos que lo logramos, que pudimos vencer la distancia y entregarnos el uno al otro con todo lo que somos. Espero con ansias el día en el que podamos estar cerca el uno con el otro, que podamos vernos por un largo tiempo, sin decir nada, solo vernos y con la mirada contar todo lo que no habíamos podido decir por cada una de las llamadas, por cada mensaje que nos dimos en el pasado.

No puedo explicar la sensación que siento cada vez que puedo imaginarme el momento en que por fin podré verte y sentir tus manos, tu aliento y el calor de tu cuerpo.