No voltearé atrás, porque todo lo que deje atrás… ha muerto 

0
2298

No estoy dispuesta a volver, a recorrer mi camino de reversa, porque no quiero darme cuenta de todo el tiempo que deje ir entre mis manos, de todos esos momentos que amargaron mi vida y me convirtieron en lo que soy el día de hoy, en todas esas cosas que sé que tengo que quitar de mi vida, pero no puedo porque quedaron secuelas de las heridas que me causaron tiempo atrás. No vale la pena regresar al pasado, porque del pasado ya fue, no volverá  y lo mejor es dejarlo conde pertenece, detrás de nosotros y no volver a voltear.

Las cosas que voy dejando detrás han muerto, no hay manera de regresar a ellas, y esa es la razón por la que nadie debería regresar a lo que un día fue, a lo que un día causo heridas en su corazón y le atormentan hasta el día de hoy. Es verdad que en lo que ha quedado atrás se fueron momentos hermosos, momentos que valen la pena recordar, que han cambiado nuestra vida y hacen que valoremos lo que ahora tenemos; todo lo que vale la pena traer a nuestra mente puede regresar, pero no tiene que tener más valor de lo que ahora tenemos. Todo ha muerto y todas esas personas que me hicieron daño ya no pueden hacerlo más, porque decidí olvidar, dejar todo atrás y comenzar a valorar lo que ahora puedo palpar, valorar a todas esas personas que ahora están a mi vida, claro, las que realmente valen la pena.

Quiero en ocasiones gritar y deshacer el tiempo, evitando todos esos amargos momentos que me lastiman hasta el día de hoy. Esas ocasiones son momentos en los que los recuerdos vuelven a asechar, vuelven a traer a mi mente momentos que sé que no volverán pero han dejado una gran marca en mi vida. Sé que es lo que tengo que hacer, y es comenzar a ver lo que viene adelante y donde me encuentro el día de hoy; comenzaré a trabajar en en un futuro mejor y sé que solo puedo hacerlo dandole más valor al día de hoy, darme cuenta de mi alrededor, del lugar donde mi encuentro para de esta manera tomar mejores decisiones de las que tomé en algún momento en los días que ya han pasado.

Sé que tengo que caminar sin voltear hacía atrás, porque tengo que comprender que todas las cosas que han pasado ya no existen más y nunca volverán. Sé lo que soy el día de hoy, y sé que e Slo que quiero ser el día de mañana, con esto comprendo qué es lo que tengo que hacer para obtener cada una de mis metas, para ser lo que quiero ser aprendiendo de mis caídas y de mis errores, pero nunca volver, solo dejar ir el momento. Quiero caminar al infinito que se encuentra enfrente de mí, sin miedo, sin pensamientos negativos que me hagan detenerme. Quiero seguir caminando, sin detenerme e ir sembrando semillas que en el futuro solo frutos ricos a mi paladar e ir arrancando las hojas secas y contaminadas que puedan echar a perder toda la cosecha que obtendré en los días que aún no llegan.