No somos eternos… nada lo es 

0
2402

Decidí seguir mi camino, un día en el que no sabía en que dirección caminar, a donde tenía que ir después de darme cuenta que todo se derrumbaba, que todo lo que creí eterno se estaba desmoronando poco a poco, sin que yo pudiera hacer nada para poder evitarlo. Las cosas solo sucedieron y pude darme cuenta que las cosas no son eternas, que vivía en una ilusión que me hacía creer que podía lograr mantenerme a lado de la persona a quien amaba, que podía mantener mis sueños en pie con tan solo pensarlos y no soltarlos. Pensé que sería más fácil encontrar mi camino pensando que podría lograr todo lo que me propusiera. Pero no me daba cuenta que existen cosas negativas que llegan a estorbarte en la vida, que no permiten que sigas trabajando en cada una de tus metas, que no puedes seguir luchando por tus sueños y por todas esas personas a quien amas.

Un día, de los que se han ido abrí mis ojos y me di cuenta que no somos eternos, que en cualquier momento podría dejar de respirar y dejar todo lo que tengo sin poder hacer nada. Ese mismo día me di cuenta que las personas cambian, no son las mismas, y cuando lo hacen dejan de ser esa persona que tú conociste en un principio; me di cuenta que las personas se van, para siempre y no puedes recuperarlas, que no podrás recuperar el tiempo que perdiste mientras estaba a tu lado, mientras podías hacer algo por ellas. Todo esto me hizo reflexionar sobre las cosas que ahora tengo en mi vida, sobre cada una de las personas que están a mi lado y no he sabido valorar, o aquellas personas que han recibido todo de mí y no lo merecían.

Abrir los ojos y darte cuenta que en cualquier momento podrías dejar de hacerlo, te cambia la vida; comienzas a ver todas las cosas que has dejado ir entre tus dedos pensando en el mañana, pensando en que podrás hacer las cosas y obtener lo que quieras como si la vida fuera eterna. Puedes darte cuenta de todo el tiempo que has perdido intentando resolver problemas que no valen la pena, perdiendo el tiempo con personas que no lo merecían y dejando ir aquellas que valían todo en tu vida. Es bueno darte cuenta que estás dejando ir tu vida en cosas innecesarias, en cosas que se convierten en basura con el tiempo, pero te sujetas a ellas porque no puedes ver el fin de tus días.

Ahora que puedo darme cuenta de todo lo que he perdido, quiero recuperar el tiempo, aprovechar el día de hoy, olvidarme del pasado y no darle más importancia al futuro. Aprendí que es mejor vivir el día a día, aprovechando todo lo que la vida te da, aprovechando el tiempo con las personas que amas, que sabes que valen la pena y no quieres perder; ignorar a todas esas personas que significan un problema en tu vida, olvidarte de ellas y de todo lo que es desecho para tu vida. Lo más importante es vivir el día de hoy porque no somos eternos, y aprovechar las cosas que tenemos el día de hoy porque… nada lo es.