El amarte se ha convertido en un riesgo y, no estoy dispuesta a tomarlo 

0
1227

Cuando me di cuenta que estaba enamorada era demasiado tarde, ya te habías convertido en un anhelo, en alguien que quería en mi vida por siempre para compartir cada día de mi vida y crear recuerdos que serían guardados en mi mente por siempre. Me di cuenta que te habías convertido en alguien importante en mi vida y quería estar a tu lado, pues tenía tantas ganas de darte todo lo que tenía por entregarte, todas esas cosas que tenía almacenadas para ti; miles de besos y caricias dentro de mi pecho, querían salir hacía a ti.

Con el tiempo pude darme cuenta que el amarte se convertía en un riesgo, pues conforme me acercaba a ti me daba cuenta el tipo de persona que eras, y con eso me daba cuenta que no serías de capaz de valorarme, y valorar todo lo que te entregará. Pasaba el tiempo y sabía que el amarte se estaba convirtiendo en un riesgo, que al principio estaba dispuesta a tomar, pues el amor que sentía por ti se hacía cada vez más fuerte. Cada cosa que hacías, la manera de acercarte y a la misma vez alejarte me quitaron la venda que llevaba en mis ojos, y pude ver lo que pasaba a nuestro alrededor, así que, conforme pasaron los días me daba que cuenta que al final de todo no quería tomar el riesgo de seguir enamorada de una persona que no valía la pena, de una persona que estaría dispuesta a lastimarme sin importarle el dolor y la desilusión que tendría.

Ahora he recapacitado, ya no pienso lo mismo que pensé ayer, cuando comenzaba a enamorarme de ti; y a pesar de que siento un gran sentimiento por ti, me he dado cuenta que lo mejor es estar alejada de ti, comenzar a hacerle entender a mi corazón y a mi mente que no conviene estar cerca de ti, que no conviene sentir amor por alguien como tú. He intentando sacarte de mi cabeza y mis sueños, tratar de no volver a pensar en ti, evitarte y comenzar a olvidarte y sacar la idea de pasar mis días contigo. Para lograr alejarme de ti, necesito seguir descubriendo quien eres, pues sin darte cuenta eres tú quien me aleja de ti, pues me hace comprender que no conviene que estés en mi vida, que te entregue mis sueños y mi tiempo; haces que las cosas sean más sencillas siendo tú mismo, y eso tengo que agradecerte.

No lo sabes aún, no sabes lo que siento por ti, sobre este sentimiento que me atormenta cada noche. No quiero que sepas nada sobre lo que hay dentro de mi corazón; no quiero que te des cuenta que siento algo por ti, porque sé que podrías volver a colocar la venda en mis ojos, para que yo no pueda darme cuenta de quien eres, y puedas enterrar tus garras en mí, enamorarme aún más y engañar a mi corazón para que te pertenezca y puedas lastimarlo sin poder detenerlo. Tengo que alejarme de ti, pues aún estoy a tiempo.