No importa lo que pase, no importa lo que cada quien quiera, el tiempo no se detiene para nadie.

0
2443

El tiempo pasa y pasa, la primavera allega y las flores salen; no es su culpa pero odio ver que los meses avancen, me ha servido para volverme más fuerte, me ha servido para saber qué es lo que se viene y prepararme peor no quiero tener que ver otra vez que ya no es como antes, aprendo de las cosas que ahora son mejores, ahora que no estas tengo mucho ara hacer, ahora que no estas tengo el tiempo libre y la libertad para divertirme.

Soy libre de rencores, soy libre de los amores que un día me hicieron los días preocupados y estresantes, hoy pienso en mí y nada más, el mundo puede girar sin control porque al final yo me quedo con lo que tenía desde el día que nací; yo y nada mas yo. No me preocupo por si las cosas que hago no le vayan a parecer a los demás, me basta con no hacer daño a los demás y continuar con mi paso, me siento mejor así, renovada de las cosas que ayer me detuvieron en el camino, con la facilidad de hacer cuanto pase por mi mente y con las ganas de renovarme para ser diferente. 

Ayer sufría pensando en si lo que hacía te parecería correcto pero para hoy lo único que me preocupa es buscar lo que sea beneficioso para mí, porque un día perdí el control de mis acciones y era robot de tus necesidades, no esta mal adaptarse pero sí esta mal tener que hacer todo por alguien más. Del pasado sólo me quedo con lo que sirve, con lo que pueda contar para el día de mañana, porque por más que juráramos, por más que quisiéramos hacerlo sagrado, siempre hay alguien que falla y no hace su parte. Ayer fue para ti y hoy es para mí, me toca ver por mí y olvidarme de ti. 

Tengo la libertad que jamás pensé que tendía estando sola, tengo las ataduras que me convienen y yo decido que es lo que convienen, tengo lo que quiero y no se lo debo a nadie. Soy mi única autoridad y no sigo mandatos sociales, no afecto a nadie ni me vuelvo basura entre las personas pero hago lo que quiero y no obedezco a quien no sabe.

Compartir
Artículo anteriorNo hay hombre ideal.
Artículo siguienteSi tan sólo me miras.