Madurar es aprender a querer bonito, a extrañar en silencio, a recordar sin rencores y olvidar despacito.

0
962

La mayoría de nosotros tenemos un plan de vida, hemos creado imágenes visuales concretas sobre aquellas cosas que deberían de hacernos felices al llegar a nuestras vidas, eso está bien, visualizar los objetivos te llena de energía y convicción para no decaer en los momentos difíciles pero hay algo que no muchos tenemos y es la capacidad de ser flexibles con nuestros sueños, la capacidad de darnos cuenta cuales sueños fueron forjados por nosotros mismos y cuales fueron implantados por opiniones ajenas.

Yo creo que la madurez no es algo que sea adjunto únicamente a la edad, creo que la madurez viene más de la sinceridad hacia nosotros mismos y los demás que al paso de los años, aunque es verdad que la edad ayuda a madurar, esto se debe a haber comprendido ciertas cosas de la vida, pero hay personas que igualmente pueden comprender a la primera su error, y pueden ser jóvenes maduros en su manera de pensar, de percibir la vida, a ellos mismos y a los demás.

Cuando hablamos de amor nos suelen venir a la mente algunos pensamientos clichés que creímos verdades gracias a la televisión, o a las charlas de otras personas, pero en la realidad un amor no necesita ser tan deslumbrante, tan lleno de problemas superados, no necesita ser perfecto, no necesita ser incluso como lo imaginamos que sería, solo necesita ser sincero, comprensivo, flexible, tierno, la pasión se da por si sola cuando los cuerpos se encuentran, todo lo demás viene de uno mismo y del concepto de amor que se tenga.

Una persona madura sabe guardar silencio, sabe amar en silencio, sabe pensar sin decir sus ideas, porque las cosas que se dicen pierden muchas veces la necesidad de realizarse, porque la felicidad ajena es algo que suele incomodar a los demás, y porque la tristeza es algo que se vive a nivel personal, así que es poco probable que al mencionar estas cosas alguien realmente te entienda, porque nadie vive tu vida, nadie nunca sabrá exactamente cómo te sientes.

Las personas maduras no guardan rencores, saben que el tiempo se encarga de poner a todos en su lugar, sabe que las personas que se fueron deben quedar en el pasado, saben que si algo no funcionó no se le debe dar más vueltas en la cabeza, saben que el tiempo es oro y que no tiene caso desperdiciar el tiempo presente por asuntos del pasado que no se pueden cambiar.

Las personas maduras no tienen prisa por olvidar, saben que todo llega a su momento, ni tarde ni después, ellas siguen viviendo sus vidas, siguen disfrutando de la compañía de quienes les aman, siguen adelante, simplemente siguen, porque saben que esa es la manera en que las cosas se olvidan, siguiendo a pesar de todo, por eso no tienen prisa, por eso no se desesperan, porque saben que el tiempo se encargará de cerrar las heridas, porque saben que por mucho que duela todo siempre se termina superando, porque saben que lo que no te mata te fortalece, por eso olvidan despacio.

Las personas maduras no son necesariamente mayores de edad, las personas maduras comparten una característica importante en general, y es simplemente aceptar la vida como es, las personas, los hechos, de lo que les molesta cambian lo que pueden, y lo que saben que no pueden cambiar lo aceptan y viven con ello, para mí una persona madura sabe querer bonito, a extrañar en silencio, recordar sin rencores y olvidar despacito.

Autor: Sunky