No te odio a ti, odio lo que me hiciste

0
811

No puedo odiarte aunque quisiera, te amé demasiado para hacerlo, pero debo confesar que lo logré algunas veces.

Odié darme cuenta que perdí el tiempo contigo, que todo lo que te entregué fue en vano, pues a la menor provocación lo tiraste a la basura, odié que me culparas por el fracaso de nuestra relación, dijiste que fue mi absurda rutina lo que hizo todo monótono.

Odié el día en que supe la verdad, esos reproches para culparme eran tan falsos como tú y todas las palabras de amor que una vez me dijiste, odié ese día en que me di cuenta que no solo tú me estas matando por dentro, sino que mi mejor amiga daba la estocada final.

Odié el día en que tú me rompiste el corazón en mil pedazos al salir con esa persona que se decía mi mejor amiga. Dos personas, un momento, mil sentimientos y un corazón roto, ese fue el saldo que me dejó su traición.

Odié escuchar tus falsas disculpas, tu arrepentimiento vacío, odié que me dijeras que ella no vale la pena, que lo que hicieron no tuvo importancia, que querías recuperarme ¿en verdad me crees tan tonta como para pensar que eres sincero? Nota mental, hablando mal de la que en un momento fue mi mejor amiga no haces puntos positivos, apréndalo.

Odié cuando me resigné a perderte y me quedé encerrada en mi habitación rompiendo los restos de lo nuestro, llorando por cada ilusión que formé a ti lado, me odié tanto por haberte amado, te odié por falso, la odié por hipócrita, los odié a ambos.

Con el pasar de los días, me di cuenta que en realidad no los odio, por el contrario, los amo bastante, ella fue mi confidente y mi paño de lágrimas durante muchos años, tú fuiste el motivo de mis sonrisas durante otros tantos. Ambos dejaron una huella imborrable en mi corazón, sí, ese corazón que rompieron, ese corazón que me encargué de reestructurar, ese mismo corazón que me dice que los amo, que los perdoné sin que me lo pidieran.

Podrán llamarme tonta quizá, pero no les di mi perdón para que se sintieran mejor, lo hice para sentirme mejor yo. Total, que se puede esperar de esa relación de ustedes que empezó en la mentira, en la miseria de la hipocresía. Ella, no sabe ser leal y tú no sabes ser fiel, así que los perdono para liberarme, no les guardo rencor, pero sé que el karma sí.

Que tengan buena vida si es que pueden.

Idea original: Kelly Aguirre

Fotografías: Pinterest.