Quien vive del orgullo, muere de soledad.

0
556

Cuando nos conocimos me gustó mucho ese porte que tienes, esa manera reacia de ser, se notaba que tenías un carácter fuerte y eso es algo que me encanta en los hombres, me gusta que sean decididos, que sepan lo que quieren, que sean fuertes ante las situaciones difíciles, que sean seguros de sí mismos, porque esa seguridad siempre se siente bien al tenerla en casa, me parecías el hombre ideal y creo que ahí de haberme imaginado que algo estaba mal, ya que con las personas la perfección no existe, pero insistimos en buscar alguien que cumpla con nuestras expectativas del hombre ideal.

Creo que al ver varias cosas que buscaba en ti me descuide y deje de ser objetiva en realidad, porque no puedo tacharte de haber fingido ser otra persona, viéndolo de manera retrospectiva me doy cuenta que tú siempre fuiste así pero yo miraba hacia otro lado cuando te portabas como un idiota, sé que es más culpa mía que tuya, porque quise creer que eran solo arrebatos momentáneos pero que en realidad no eras así, pero solo me estaba engañando, quizás porque creía que podría soportar uno que otro arrebato tuyo, o porque me había cansado de buscar el amor sin encontrar a nadie que en verdad me llamara la atención.

El problema es que ahora me doy cuenta de que no puedo soportar esa manera tuya tan orgullosa de ser, me molesta demasiado que no seas capaz de asumir cuando te equivocas, y que siempre que te quedas sin argumentos contestes con simple “pues es así, porque yo lo digo”, ¿Qué clase de persona puede pronunciar una frase así?, ¿Cuánto ego se necesita para pensar de esa manera y creer que es una respuesta correcta o valida?, puedes ser muy bueno para muchas cosas, y muy inteligente también, pero cuando te encuentras acorralado y sabes que no tienes la razón, no eres capaz de aceptarlo y dejarlo, te antepones de absurdas maneras y eso hace que tratar contigo sea un dolor de cabeza.

No sé si exista alguna mujer capaz de soportar este tipo de conversaciones tan tontas, pero yo la verdad que no puedo, no me gusta el machismo, me gustan los hombres que sean fuertes, inteligentes, seguros de sí mismos y hasta un poco intrépidos, pero lo tuyo raya en la idiotez, y yo no pienso darle hijos a un patán como tú, no quiero que nadie de mi familia crezca con ese tipo de ejemplos tan horribles, y mucho menos ser la responsable de criar a un hombre que después se parezca a ti.

Como has de estar imaginando me fui de tu lado, y no quiero volver a saber de ti, y te dejo un consejo, aunque sé que muy probablemente lo vas a ignorar como todo lo que te dije antes cuando quería salvar nuestra relación, recuerda que: “el que vive del orgullo muere de soledad”, así que ya sabrás tu si quieres continuar siendo así.

Autor: Sunky