No todos son lo que dicen ser

0
483

Conocer completamente a una persona, resulta imposible incluso después de tantos años; no es algo para sorprenderse, ya que incluso no hemos logrado conocernos a nosotros mismos por completo.  Siempre hay sucesos que nos ponen a prueba y logran sacar facetas que jamás imaginamos tener. El problema surge cuando alguien te muestra una faceta irreal para ganar tu confianza y después verte caer. 

Y sí, hay muchas personas falsas paseándose por ahí con actitud de optimistas y supuestos lemas de buscar la felicidad. Personas cuyos ideales son tan cerrados, que caen en desesperación si las cosas no se hacen como ellos desean. Personas que te quieren, pero después te odian si tu actitud no es la que quieren.

Me encontré con una de esas personas, de las que te dan facetas para agradar, pero te culpan si algo sale mal; de las que pueden saber que hicieron algo incorrecto y hallarán la manera de culparte por ello; de las que escriben hermosas palabras para hacerte sentir afortunado, pero a la mínima situación que se salga de su control, pretenden eliminarte de sus vidas.

Claro, no es que sean personas “malas”, es una definición demasiado limitada para describir a una persona.  Pero sin duda, son personas egoístas, personas que defienden sus intereses sin importar si dañarán a alguien más o no, que llegarán hasta las últimas consecuencias pasando por encima de quien tengan que pasar. Y es cierto, en ocasiones hay que ser egoístas y buscar nuestro bien, pero ello no significa jugar o ser indiferente ante los sentimientos de todo aquel que conozcamos.

Hay formas consientes de actuar, de tomar decisiones y expresar nuestros disgustos. Hay maneras de lograr nuestros objetivos sin herir o desinteresarnos de lo que pasa a nuestro al rededor.

Y el problema quizá no es que esa persona o tú se equivoquen, el problema es que sin dejarte dar opinión al respecto para solucionarlo, para platicar, hacen un completo drama en que si no eres tú el culpable, no puede serlo nadie más. De esas personas que pretenden olvidarte con un click y tirar todos sus tesoros al olvido, de las que tienen un lugar especial para ti en su mente y a la pequeña provocación, dicen que ya sólo son cenizas.

De las que dicen liberarse de relaciones tóxicas, cuando el elemento nocivo, son ellos mismos.

Escrito por: Mayeli Tellez