Y no le pido al cielo que te mande más castigo, que estés durmiendo con otra y soñando conmigo.

0
482

Las personas usualmente estamos tan concentrados en nuestra siguiente meta y somos tan carentes de gratitud que pocas veces nos detenemos para darle gracias a Dios o a esas personas que siempre hacen nuestra vida más sencilla, más alegre y más llevadera.

Es precisamente por eso que a muchas personas les parece fácil salir a conquistar nuevas sensaciones, crear nuevas historias y querer vivir nuevos amores, están tan obsesionados con lo que no tienen, con ese deseo de conquistar cosas nuevas que pierden de vista aquello que hace de su mundo un lugar mucho mejor, y de esta manera llegamos a ti.

Decidiste cambiarme, no por alguien mejor sino por alguien más fácil, y lo que fácil llega también fácil se va, o me vas a decir que ¿crees que ella fue fácil contigo solo por tratarse de ti?, obviamente ella era así antes de ti y lo seguirá siendo después de ti, cada quien construimos nuestro propio camino con las acciones que tomamos día a día, y el peso de nuestras acciones también en algún momento nos hace vivir aquellas cosas que les hicimos a los demás, no se trata de una venganza, se trata de una cuestión universal a la que muchos llaman karma, y de eso nadie se escapa.

Cada quien tiene que vivir con su propia conciencia, cada uno al final terminará rindiendo cuentas de sus decisiones, hoy has decidido irte a los brazos de alguien más, brazos llenos de pasión y de emoción, pero carentes de amor, y el amor es el que calienta las noches frías más que la pasión, porque así como como la hoguera arde fuerte al principio en algún momento se apaga, la pasión es como una hoguera sin leños, porque los leños de los que se alimenta es precisamente ese amor del que carece tu compañera.

De cualquier manera yo me contento con el hecho de saber que no fui yo quien fallo, y voy a continuar mi vida de la mejor manera posible, ya que el olvido de lo que siento por ti llegará en algún momento, y si tan solo pudiera pedir un deseo, no desearía que te fuera mal y que terminaras solo como un perro, solo deseo que algún día estés entre los brazos de una mujer y que estés soñando conmigo, quiero que sepas lo que perdiste y que no puedas escapar de ese arrepentimiento por no saber valorar lo que perdiste.

Autor: Sunky