No me gusta extrañarte. Ya no quiero tenerte dentro de mí

0
409

Qué alguien me diga que es lo que tengo que hacer para evitar el dolor que una persona me dejo clavado en lo más profundo del alma porque me enamoró y al final todo se destruyo. Qué es es lo que tengo que hacer para olvidar todos esos momentos que por las noches me recuerdan su aroma, sus caricias y sus besos. He intentado ignorar cada uno de mis pensamientos, pero sin lograr poder decirle que no al amor y al dolor que llevo por dentro. Las noches se ha vuelto eternas y sin poder conciliar el sueño, porque las imágenes de todos esos momentos que pasé a lado de esa persona me hacen despertar de un solo golpe, sintiendo un ardor en el pecho y un vació en el corazón que no me deja volver a dormir.

No sé que es lo que tengo que hacer para poder dejar de extrañarte y hacer como si nunca hayas estado dentro de mí vida, como si nunca te hubiera entregado todo, todo lo que soy para al final decirte adiós. Me dueles aún y estoy cansada de esta situación. No sé de donde tengo que sacar el coraje necesario para olvidarte y dejar de extrañarte de la manera en que lo hago. Ya no quiero tenerte dentro porque eres pesado para mi alma, porque la agobias y la llenas de sentimientos innecesarios. Mi alma quiere descansar, quiere encontrar esa paz que por tanto tiempo no encuentra desde el día en que me abandonaste e hiciste que mis días fueran insoportables. No entiendo porque nos enamoramos de las personas que no son adecuadas… ¿quién es quien lo permite? Quiero saber como le hacen todas esas personas que han pasado por relaciones que no han funcionado y de una manera tan sencilla, van y se regocijan en los brazos de alguien más. Yo lo intenté, intenté ir a los brazos de otra persona, pero la verdad es que sigo pensando en ti porque sé que el amor que te tengo es verdadero, pero tengo miedo de que sea eterno.

Tengo que encontrar la manera de poder decirte adiós y dejar que mi alma tome un descanso para poder buscar a la persona correcta. Aún tengo esperanzas y no quiero que mueran junto a mí, quiero que sigan siendo ellas quien me mantienen con vida. En ocasiones puedo ver la luz del sol sin perderme en su luz, sin quedar deslumbrada y comienzo a pesar en una posibilidad de sacarte del corazón. Después llega la noche, las noches llenas de melancolía que no me permiten acercarme a una razón, a un pensamiento positivo que me aleje de los recuerdos que pasé contigo. Me pregunto cada día cómo estás y con quien es que estás. Me lastimo a mí misma intentando descubrir si has encontrado a alguien más a quien le podrás entregar el amor que tango deseo que me entregues a mí. Quisiera que alguien me dijera que nunca te conocí, que nunca viví lo que por las noches se convierten en pesadillas y lagrimas interrumpidas.