Cada quien cosecha lo que siembra

0
330

¡Ten cuidado! Tienes que tener mucho cuidado con todo lo que haces. ¡No lo pienses! No pienses que la vida no se cobrará todo lo que en ellas hagas. ¡No te creas! No te creas mejor que los demás, porque aún no puedes comprender que todo lo que siembras en los demás con tus acciones y con tus palabras es lo que estarás cosechando en un futuro desde ellos. No puedes verlo en estos momentos, pero esto es porque la vida te lo tiene preparado, esto es porque todo o que la vida te entregué lo hará cuando tú menos te lo esperas. Ahora estas bien y no te preocupa lo que ha de venir; no te preocupa porque te sientes seguro de ti mismo, porque piensas que el pasado se queda donde está, pero lo que no te das cuenta es que el pasado tiene una conexión muy importante con el futuro.

No lo sabías o nunca quisiste darte cuenta, pero es que el pasado viene detrás de ti, no te deja y te seguirá hasta el último día de tu vida, persiguiendo por todas las acciones que has hecho en él, no importa sean buenas o malas, ellas ahí están intentando dar su fruto para que puedas comerlo completo. ¿Tienes miedo? Deberías tenerlo si en la vida te has comportado como un patán, como una persona sin valores. No te quedes ahí y comienza a resolver todo lo que has causado; intenta perder disculpas a todas esas personas que has ofendido; comienza a poner más atención. Las personas que están a tu alrededor y que quizá en algún tiempo ya no estén contigo. Intenta seres mejor en tu vida para que en un futuro no tengas pesadillas, para que no te arrepientas de lo que hayas hecho y no te sientas vulnerable.

¿Te han lastimado? Lo sé, pero es común en esta tierra llena de personas crueles que se sienten lo mejor y por eso pasan por encima de los demás, que crean el odio en su alma porque no obtienen lo que quieren, que actúan como personas caprichosas que buscan sobresalir en cualquier situación posible. Sé que has sido lastimado tú también, yo también lo he sido, pero tenemos que comprender que esa persona o personas que nos han hecho daño obtendrán lo que se merecen cuando el tiempo lo crea indicado. No tomes la venganza en tus manos, porque tu venganza no se compara con las consecuencias que atraen con cada uno de sus actos. No odies, mejor perdona y sigue adelante; sigue caminando cuidando cada uno de tus pasos, intentando cambiar todo lo malo que esta a tu alrededor, regando con acciones buenas e intentando quitar de tu espacio toda la mala hierva que pueda darse cerca de ti. No pierdas el tiempo y aprovechado sembrando semillas que darán buenos frutos, que te harán crecer en entendimiento, en amor y en todas esas cosas que se convierten en tesoro cuando comienzas a valorarlas y te llenas de lo mejor que tienes a tu alrededor. Es tu tarea cosechar solo fruto bueno que te harán feliz toda tu vida.