Me lastimaste como nunca nadie lo hizo 

0
232

¿Qué haces aquí? ¿qué es lo que pretendes al volver? No quiero que vuelvas, no quiero que te acerques a mí, porque sabes que ya no lo soporto; ya no soporto verte, estar cerca y sentirte. Ya no me importas y lo mejor que puedes hacer es irte, esconderte, desaparecer para siempre para no volver a darme cuenta de ti, no volver a saber de qué es lo que haces, qué es lo que quieres o con quien estás. El dolor se fue, se convirtió en una pesadilla, en orgullo de poder decirte adiós para siempre intentando alejarme de ti para nunca más verte, para nunca más toparme con esa persona que me lastimo tanto, qué me hizo tanto daño sin importarle.

¿Para que vuelves? ¿por qué mientes diciendo que todo ha cambiado? Tienes que entender que no volveré a caer en tus juegos, en tus enredos de arrepentido porque no es así, porque sé que tu corazón sigue igual, que las cosas no han cambiado, qué disfrutas lastimarme, ver como alguien que te ama se humilla intentando seguir a tu lado. Hace poco me di cuenta de que disfrutas de el amor que te he entregado, de todas esas cosas que he hecho por ti intentando arreglar la situación, intentando darte un amor que no te mereciste y no te mereces.

Nunca pensé que llegaría el día en el que no quisiera que estuvieras a mi lado de nuevo; qué llegará el día en el que te despreciará, en el que pensará que pasar tiempo contigo es como tirarlo a la basura. Pero las cosas son así, las cosas son pasajeras y no eres el único ser humano en la tierra. Ahora sé de todo lo que me perdí cuando estuve a tu lado esperando a que me respetarás, a que me valoraras y entendieras que yo estaba para ti, que no podrías jugar conmigo porque tendría un valor significativo para ti el que yo estuviera a tu lado. Pero ese día nunca llegó y ahora sé que no llegará. Lo mejor que puedo hacer ya lo hice, ahora solo queda reconstruir todo lo que derribaste con tus desprecios, con tus mentiras. Nunca pensé que un día abriría mis ojos y me daría cuenta de la clase de persona que eres, que me daría cuenta de que esa persona de la cual me enamoré ya no existe, se convirtió en un ser despreciable y sin sentimientos.

No sigo que debiste amarme, que debiste entregarte a pesar de que no sentías amor por mí. Lo que quiero es que te des cuenta de todo el daño que me hiciste y de como lo disfrutabas sabiendo que me lastimabas y que me hacías perder mi tiempo a mi lado. ¿Cuántas veces me dijiste que me amas? Y… ¿cuántas de ellas eran verdad? Me lastimaste con cada una de las ilusiones y promesas que me hiciste, pero que jamás fuiste capaz de cumplir. Me duele y lo mejor que puedo hacer es decirte adiós intentando sanar todas las heridas que abriste y que sé, que en algún momento la vida te las abrirá a ti.