Quien riendo la hace, llorando la paga.

0
123

Creo que las personas como tú no saben lo que se siente estar en la situación en la que me dejaste, eso creo, porque si supieras lo que se siente segura estoy que no irías por el mundo enamorando mujeres para después burlarte de ellas y sus sentimientos hacía ti, no sé cuánto tiempo llevas haciendo este tipo de cosas, no sé cuánto tiempo tardará en llegarte la cuenta, pero estoy tranquila, porque sé muy bien que un día llegará, y quizás mi único remordimiento sea no poder verte en ese momento y recordarte lo que me hiciste cuando poses tus ojos en el cielo y te preguntes porque a ti.

Me gustaría poder estar cerca para recordarte todo el daño que me hiciste, pero no vale la pena seguir envenenándome el alma con pensamientos como ese, es por eso que prefiero escribirte estas líneas, con la única intención de que si guardas esta carta la leas cuando pase lo inevitable y el universo haga reflejo de tus acciones sobre ti mismo.

Me duele que me engañaras, me duele haberte creído y confiado en ti, me duele saber que detrás de todas las cosas bonitas que me decías se escondía una sonrisa siniestra, me duele no haberme dado cuenta de tu falsedad, me duele saberme tan estúpida como para haber imaginado un futuro contigo, me duele el pecho cuando me doy cuenta que mis sentimientos nunca fueron correspondidos, pero sin duda lo que más me lastima es que encima de eso, te burlabas en silencio de mi, porque fui para ti un juguete que se movía a tu antojo y del cual siempre te reíste, incluso en el momento en que te fuiste tuviste el cinismo de aceptar que todo fue un engaño tuyo y que lo nuestro duró hasta el momento en que deje de entretenerte.

Aunque por otro lado quizás debería agradecerte, porque son los grandes amores aquellos que cuesta olvidar, porque son los grandes hombres aquellos que dejan una sombra tan difícil de llenar que cuesta trabajo conseguir a alguien capaz de ocupar su lugar, sin embargo tu eres tan pobre y miserable que te contentas con engañar a las mujeres sin involucrarte, porque no tienes los pantalones como para estar en una relación real, como para permanecer junto a alguien, como para mostrarte como la persona que eres, sin embargo nadie puede vivir así por siempre, y llegará el momento en que te encuentres vulnerable, y será ahí, cuando menos te lo esperes, que pagarás cada una de tus fechorías, o quizás tengas incluso una peor suerte y jamás puedas experimentar el amor real, quizás seas presa de tus propias mentiras y seas incapaz de reconocerte, incapaz de enamorarte y termines solo como un perro al final de tus días.

Sea como sea, ojalá aun tengas este pedazo de papel entre tus pertenencias y vuelvas a leer esto que te escribo, para que encuentres la respuesta al porqué de tu sufrimiento, no te deseo más que lo mismo que me has dado, discúlpame si no me despido con la frase trillada “a pesar de todo te deseo lo mejor”, porque no soy hipócrita, y deseo que pagues lo que me hiciste y mejor aún si tú eres el mismo motivo de tu desgracia.

Autor: Sunky