La felicidad se alcanza cuando lo que uno piensa, lo que uno dice y lo que uno hace están en armonía.

0
63

Siempre me desagradaron aquellas personas que dicen una cosa y hacen lo opuesto, porque todos en el fondo sabemos que es lo correcto, pero en el momento en que nos pone a prueba la vida es cuando nos damos cuenta realmente de que estamos hechos, decir lo correcto es sencillo, hacerlo es en realidad mucho más complicado, porque lo correcto cuesta mucho más trabajo, y es por eso que casi todos terminamos haciendo lo opuesto de lo que pensamos que está bien.

Como dije siempre me cayeron mal esas personas, pero gracias a los comentarios constructivos y el valor de unas amigas pude darme cuenta de que yo en ocasiones era de ese tipo de personas, y lo peor de todo es que ni siquiera me había dado cuenta, hay tantas cosas que influyen sobre lo que pensamos, los medios, los amigos, la familia, la religión, todos te bombardean con ideas sobre lo que es correcto hacer y curiosamente pocas veces están de acuerdo entre ellos.

No se trata de hacer lo que los demás piensen que está bien, se trata de descubrirse a uno mismo, de aceptarse y de ser sincero sobre aquello que realmente se considera correcto, nadie es perfecto, pero en el fondo quizás todos queremos serlo, o al menos queremos dar esa impresión, de ser personas con ideales buenos, trascendentes, importantes, y nos convencemos a nosotros mismos que seríamos capaces de defenderlos hasta la misma muerte, todo sobre el papel suena muy bonito, pero en la práctica somos varios los que nos quebramos, ya sea porque nuestros ideales no son lo suficientemente fuertes o porque realmente nunca creímos que eso era importante, solo nos convencimos de eso, y tratamos de convencer a los demás sobre lo mismo.

No pretendas ser alguien sin mancha, no pretendas ser un santo, no pretendas ser mejor que nadie, solo sé tú, acéptate, inspecciónate para saber de lo que realmente estas hecho, ya que la paz interior solo la alcanzarás cuando puedas encontrar un equilibrio entre lo que dices, piensas y haces, así que olvídate de los estereotipos de personas perfectas, nadie realmente lo es, y aquellas personas que nunca se sienten conformes consigo mismas son presa de esta contradicción que repiten día a día, de decir algo y hacer lo contrario.

No soy nadie para criticar a aquellos que siguen haciendo esto, ya que yo misma lo hacía y peor aún me jactaba de que sería incapaz de ser así de “falsa”, pero yo misma me había engañado haciéndome creer que idealizaba ciertas cosas que en realidad nunca aplicaba en mi vida, y después de aceptar que no era esa persona, después de encontrarme y dejar de pretender ser alguien diferente, pude encontrar equilibrio y paz, no te preocupes de lo que puedan pensar los demás, se tu misma y las personas correctas llegarán a tu vida, aquellos que compartan tus ideales o simplemente aquellos a quien les guste tu forma de ser.

Autor: Sunky