No puedes controlar todo en la vida. A veces simplemente tienes que relajarte y tener confianza de que las cosas saldrán bien.

0
85

¿Qué si me da miedo?, claro que sí, ¡estoy aterrada!, nunca me ha sentado bien este sentimiento de fragilidad que viene de poner mis sentimientos y esperanzas en las manos de alguien más, cada decepción hace más difícil entregar nuevamente mi confianza, pero hay momentos de nuestras vidas en las que no nos podemos escapar, en las que tenemos que tomar la decisión de confiar nuevamente o simplemente marchitarnos viendo el tiempo pasar, lejos de toda esperanza de encontrar a aquel que se suponía nos acompañaría hasta el final de nuestros días.

Como dije tengo tanto miedo como tú, porque hasta hoy todos los hombres que he conocido me han fallado de alguna manera, porque hasta este momento cada uno de ellos ha dejado una herida en mi pecho y un dolor en el alma, y aunque con el tiempo eres capaz de sanar, siempre queda el recuerdo de ese inmenso dolor, de esa decepción y de esa tristeza que deja una relación al terminar, no he tenido mucha suerte hasta ahora, pero aun así no me quiero dar por vencida, quiero intentarlo hasta encontrar al indicado, y obviamente espero que ese seas tú.

A nadie nos gusta sentir que perdemos el control de nuestras vidas, y mucho menos de algo tan importante como nuestros sentimientos, a nadie nos gusta sabernos débiles ante los actos de los demás, ese sentimiento de vulnerabilidad abruma hasta a la persona más valiente, pero es precisamente por es que vale la pena tomar el riesgo cuando encuentras a una persona con las características de aquel que podría ser tu compañero para toda la vida.

Yo no me veo sola envejeciendo, admiro y respeto a aquellas con la fortaleza y la decisión como para elegir un camino de soledad antes que el riesgo de enamorarse de nuevo, pero definitivamente yo siento que no estoy hecha para terminar mis días en una casa sola, sé que dolerá, sé que voy a equivocarme, y sé que quizás tarde bastante tiempo en encontrar a la persona correcta, pero también pienso que él debe de estar buscándome y sé que nos encontraremos en algún momento.

Por eso cuando las situaciones escapan a nuestro control, lo mejor es confiar en que todo saldrá bien, no hay nada más que podamos hacer, hay que apostar alto para ganar mucho y como lo que yo quiero es a alguien que realmente valga la pena, me apuesto a mí misma en cada relación a la que decido darle una oportunidad, en verdad espero que seas tú a quien he estado esperando, tengo mis mejores deseos y expectativas para lo nuestro, porque no puedo controlar lo que decidirás hacer, pero siempre puedo dar lo mejor de mí, y si al final resulta que no eras tú, encontraré las fuerzas para superarte y volver a arriesgarme con alguien más.

Autor: Sunky