Un cobarde como tú no merece que nadie lo ame… 

0
88

No creo que nadie merezca un amor cuando no sabe valorarlo. Tú eres una de esas personas que no merecen el amor de nadie porque vale demasiado para entregarlo. No quiero sonar dolida pero la verdad es que te entregué demasiado y ahora puedo darme cuenta. No estás hecho para recibir amor porque no eres capaz de ver cuánto se te entrega y que tú puedas dar algo en respuesta. No decías nada, no hacías nada frente al amor que te entregaba cada día. La verdad es que me cansé y lo único que guardo en mi mente de aquellos días son los recuerdos amargos que fui almacenando y recolectando con el paso del tiempo. Ahora cada uno tomó su camino y nunca pensé que sería feliz el que ya no estuvieras aquí, el que ya no caminarás a mi lado porque solo estorbabas.

No sé porqué motivo me fije en ti, ahora que puedo verte desde lejos no comprendo que fue lo que me llamó la atención de ti, no sé cual fue el momento en el que me enamoré y me mantuve tan perdida que no podía ver que en realidad solo vivía dentro de una fantasía que yo misma inventé sobre ambos. No puedo creer que estuve tanto tiempo a tu lado pensando que llegaríamos a algún lado. Ahora me arrepiento de haberte entregado mi tiempo, mis ganas de amar y mi corazón entero. El orgullo hace que me dueña el corazón por no haberme dado cuenta y haberte amado, desperdiciando un amor que pude haberle entregado a alguien más, a una persona que si sería capaz de amarme de la misma manera en la que lo amará yo a él. No sé como seguía a tu lado si no recibía respuestas de tu parte. No me dejaste ser feliz y ahora ya es demasiado tarde para querer recuperar el tiempo.

Me alimentaba de ti, de un amor que estaba lleno de farsa, de una ilusión en la que yo solo podía entrar, una ilusión que me hacia pensar que existía un poco de amor dentro de ti, pero después de un tiempo y de entender que tenía que tomar valor para poder ver la realidad que me perseguía pero yo no quería aceptar, porque muchas veces me di cuanta que no estaba siendo feliz a tu lado, pero erróneamente me aferraba aún más a ti, pretendiendo que algún día llegaría a ser feliz y cumpliría todos esos sueños que un día me plantee a tu lado y que con amor fui construyendo. Ahora todo se ha derrumbado, mis sueños y las metas que quería cumplir a tu lado. Ahora solo quiero seguir sola y dejarte ir por completo, porque por fin comprendí que nuestra relación jamás llegaría a ningún lado.

Las cosas son así y en ocasiones no serán como esperamos que sea, porque la verdad es que la vida se tiene que aceptar con sus propias condiciones y una de ellas es tener que lidiar con sentimientos que no serán correspondidos y tomar el valor de no dejar que nuestra dignidad sea pisoteada por personas como tú.