La confianza en el amor debería ser lo primero 

0
77

Es triste cuando una persona no es capaz de confiar en la persona que está a su lado, en esa persona que se supone le ama y estaría dispuesta a dejar muchas cosas por estar a su lado.

La confianza dentro de una relación debería ser lo primero, deberíamos de preocuparnos en mantenerla de en vez de preocuparnos en cuidar en cada momento a esa persona que se supone está a nuestro lado porque quiere estarlo. Aunque sé lo que estarás pensando, que no en todas las ocaciones es así; y tengo que admitir que es cierto, tienes razón. No en todas las ocasiones confiar en esa persona puede ser positivo, sino que al contrario puede ser peligroso porque nos arriesgamos a salir lastimados y decepcionados, pero si de verdad se ama a esa persona, vale la pena tomar el riesgo.

Es difícil saber al cien por ciento lo que siente la otra persona, porque sabemos que es muy fácil poner una cara que no dice lo que de verdad llevas por dentro. Sé que existen millones de historias en el mundo en el que alguien entregó todo lo que era, toda su confianza y decidió caminar sin ver por una persona que al final, no se tentó el corazón, la traicionó de alguna manera y rompió todo su ser. Pero también, así como existen ese tipo de relaciones, también existen las relaciones triunfadoras, que han sabido sobre llevar los problemas, confiarse todo y no dejar nada oculto a la otra persona porque lo que llevan dentro del corazón es un amor puro, un amor hacia el otro que saben que no cambiará, y que es ese mismo amor el que hace que sigan de pie, juntos y luchando contra todo lo que intente interponerse entre ellos.

Cuando en una pareja existe la confianza desde ambas partes, su relación suele ser más armoniosa que las demás; en comparación con todas esas parejas que no pueden darse la libertad que se merecen porque no confían en sí mismos ni en la misma pareja. Es triste conocer, cuando una relación sin fundamentos sólidos basados en la confianza termina rompiendo algo que pudo ser hermoso, quitando la oportunidad de poder compartir una vida con una persona que quizá te hubiera hecho feliz durante años, si tan solo al final de cuentas haya habido confianza por ambas partes.

La confianza debería ser una parte de la raíz de una relación, porque cuando ésta se fortalece, la misma relación se fortalecerá, nunca habrá dudas, y nunca, nunca abría la necesidad de los cuestionamientos, de noches en vela o de los malos pensamientos. Una arquitectura firme dentro del amor es el hecho de que se permitan la libertad que cada uno se merece dentro dela relación y siempre tratar de estar ahí, a lado de la persona que amamos, esperando siempre lo mejor de ella, intentando seguir caminando de su mano ciegamente, porque sabremos que esa persona jamás nos fallará, porque confiamos en aquella persona con la que decidimos pasar el resto de nuestra vida.