Es mejor ser una mujer fuerte que una mujer llena de vanidad 

0
79

¿De qué sirve ser una mujer hermosa si nunca sabrás como sacar a tu familia adelante? ¿Si nunca sabrás de que manera tendrás que apoyar a tu pareja cuando lo necesité? En la vida, una mujer no solo tiene que enfocarse en la belleza, porque no es cierto que una mujer solo fue hecha para estar en su casa, atendiendo solo a su esposo y estando al pendiente de sus hijos. Una verdadera mujer tiene que ir más allá  de una apariencia física, tiene que ser inteligente, astuta y sobre todo fuerte, porque las cosas por las que tiene que pasar una mujer.

Una mujer tiene que ser fuerte para poder afrontar las cosas por las que toda mujer tiene que pasar, tiene que estar al pendiente de su casa. Una mujer tiene que estar atenta y lista para luchar por su familia cuando esta lo requiera, porque una mujer no solo tiene que tomar un papel femenino y delicado, porque cuando se trata de su familia será capaz de sacar las uñas con tal de ver estable y sin necesidad a las personas que más ama y que siempre estará ahí para esas personas a las que les ha dado la vida y a la persona a la que juró amor eterno.

Es mejor ser una mujer fuerte, que ser una mujer hermosa, que se basa en su belleza para obtener las cosas que necesita. Es mejor ser una mujer útil, que sabrá hacer cualquier cosa para no depender totalmente de otra persona. Una mujer fuerte es aquella que no le tendrá nunca miedo al fracaso, al contrario siempre estará lista para mirar hacía el frente sin tener miedo de lo que ha de pasar, porque estará segura de ella misma y sabrá que podrá hacer lo que sea porque está preparada para enfrentarse a los problemas de la vida. De nada sirve la belleza de una mujer cuando en la cabeza no se encuentra nada, cuando se encuentra vacía y hay escasez de inteligencia, de fuerza y de estrategia para poder salir adelante por ella misma.

Yo, en lo particular, no quiero ser de ese tipo de mujeres que su seguridad la tienen puesta en su físico, en una belleza externa que al final de cuentas con el paso del tiempo se pudrirá. Quiero ser de ese tipo de mujeres que saben ver lo esencial, lo que realmente vale la pena y se olvidan de convertirse en una persona superficial, que piensan que tienen una vida ganada y se echan a ver como el mundo rueda a su alrededor, esperando que todo caiga en sus manos y que sus necesidades queden satisfechas con tan solo una sonrisa.

Vale la pena ser una mujer independiente preparada para cualquier circunstancias, ser una mujer profesionista dedicada a superarse día con día que ser una mujer que dependa para todo de alguien o algo más, que no pueda salirse de su zona de confort porque no sabía como sobrevivir fuera de ella.