Detrás de una canción favorita siempre se esconde una historia no contada.

0
76

Ha pasado ya mucho desde que nuestra historia se contó, fuimos un momento hermoso que transcurrió como una estrella fugaz, deslumbrándonos a nosotros mismos, y a aquellos que fueron testigos de ese amor que nos tuvimos, fuimos el ejemplo perfecto de un amor intenso, fuerte, y real, fuimos todo aquello que jamás creímos que podría ser, fuimos amigos, amantes, enamorados, sinceros y fieles, fuimos todo eso, y a pesar de todo, nuestra historia encontró su final.

Debo aceptar que después de ti creí que nunca más me podría enamorar, creí que después de haberte conocido nadie sería capaz de llenar el hueco que dejaste en mi vida, esa sonrisa enorme, esos ojos brillantes y grandes, que nunca supe si brillaban de alegría o de inocencia, porque en ellos me perdía mirándolos y nunca terminaba por entender que era lo que sentías exactamente, siempre me pareció que tenían un aire de melancolía, nunca creí en la pareja perfecta, pero cuando te conocí desafiaste esa creencia, porque al menos para mí eras perfecto.

Como siempre y en todas las historias hay complicaciones, pero las nuestras llegaron por las personas que nos rodeaban, que se entrometían en nuestras vidas a pesar de ver nuestra felicidad, tu familia nunca me acepto, nunca me quiso, hoy en día hacer feliz a las personas parece no ser suficiente, y yo nunca fui buena “quedando bien con los demás”, nunca me gusto pretender ser alguien diferente para agradar, nunca me ha gusta llenar de halagos a aquellos que no se lo merecen, y ese ideal me costó el lugar a tu lado, porque tanto va el cántaro al agua hasta que se rompe y nosotros no seríamos la excepción, fuimos destruidos desde afuera, fuimos presionados para dejar de ser la hermosa pareja que fuimos.

Cuando nos dejamos sabía perfectamente que sería incapaz de olvidarte, y de hecho nunca nos perdimos la pista, hoy en día con las redes sociales es casi imposible no mirar el muro de aquellos que te interesan, pero me limité solo a eso, a observar y esperar que al menos tu fueras feliz, yo a pesar de todas mis predicciones me enamoré, me enamoré de un hombre bueno, que me brinda fuerza, apoyo, amor, ternura, alguien digno de mi por completo, alguien que se merece todo mi cariño y mi corazón, y puedo decir que soy feliz a su lado.

Pero a pesar de eso nadie jamás pudo llenar tu lugar, y en ocasiones el destino me traiciona, y me hace escuchar aquella canción que era la nuestra, aquella canción que me hace recordar “como me sentía a tu lado”, me hace recordar esa historia que tuvimos y que ya nunca más podré contar, porque lo nuestro acabó hace mucho tiempo, pero encontró la manera de seguir presente en mi vida a través de una canción.

Autor: Sunky