Las amigas no se lastiman… estan ahí en las buenas y en las malas

0
60

Lo que tú hiciste, nadie y mucho menos una persona que se considera amiga lo haría. Las traiciones no deben permitirse si sabes que esa persona es alguien importante para ti, que la has considerado como parte esencial en tu vida porque le has dado la oportunidad de decirle amiga. A esa persona a quien puedes decirte amiga no puedes traicionarla porque sabes que no quieres lastimarla ni hacerle cualquier tipo de mal.

Nunca lo pensé de ti, nunca pensé que algún día serías tu quien me daría por la espalda y no conforme con eso, lastimaría tanto mi corazón que tanto tiempo de amistad, de confianza y amor se destruirían. Las amigas nunca se lastiman, y yo te consideraba mi amiga, pero ahora puedo ver que solo era yo quien pensaba que lo había entre las dos era amistas, porque ahora con todo lo que tu hiciste no puedo seguir pensando que tú llegaste a considerarme una verdadera amiga. Me duele aún y me dolió aún más cuando me di cuenta que esa persona en la que había confiado tanto y que pensé que no dudaría en entregarle mi vida en sus manos me apuñalaría por la espalda. Me dolió tener que decirle adiós a tantos momentos que ambas pasamos, a tantas risas, a tantas historias que solo tu y yo sabíamos, porque éramos tú y yo las únicas que habíamos podido vivir acontecimientos que eran especiales para ambas.

No sé que decir, porque lo único que hago es llorar, recordando tu traición, trayendo a la mente todas esas veces en las que dijiste que éramos las mejores, que antes de ser amigas éramos hermanas. Me duele seguir pensando en que haré ya sin ti, y aunque se escuche un tanto dramático es verdad, porque era contigo con quien podía compartir mis mayores secretos, mis problemas porque sabía que estarías ahí a mi lado, porque sabía que estarías siempre para apoyarme, y ahora ponte en mi lugar al pensar… ¿qué sentirías si la persona e la que más confiabas tirará a la basura tu amistad? No sé si has llegado a sentir la traición, y si no es así, no quiero decir que te lo deseo, porque la verdad esto que sentí al darme cuenta que realmente no sentías el mismo cariño que yo sentí por ti no se lo deseo a nadie, ni siquiera a mi peor enemiga… que ahora eres tú.

Es increíble que con una mala decisión tomada se pueda romper un lazo de amistad, se puedan desintegrar tantas risas y momentos que se hicieron recuerdos convirtiéndose en pesadillas. Pero ya todo está hecho y es momento de seguir adelante, tratando se seguir digiriendo todo lo que ha pasado y por lo cual esta amistad ya no tiene ninguna oportunidad ni inspiración para seguir adelante. Te digo adiós y espero jamás volver a toparte en mi vida, y con este adiós me deshago de ti y de todo lo que un día vivimos como amigas, como las “mejores”.