No me pidas que no llore

0
102

No puedes intentar hacer que esté mejor, no por ahora. Tengo que sufrir lo que sea necesario, tengo que berrear y deshacerme, tengo que gritar y hundirme en llanto. No digas que no vale la pena, porque para mí sí lo vale. No digas que pronto pasará, porque un amor tan fuerte como el que siento no puede pasar tan rápido. No me culpes cuando creo que estoy mejor y luego recaigo, la mente es traicionera, y cuando menos lo espero, ataca con recuerdos.

Intento ser fuerte, juro que lo intento. Batallo como no lo imaginas, y es agotador. A veces reúno todo el valor que me es posible  y me digo a mí misma todas las cosas sinsentido que me dicen. Y  bueno, esos pensamientos no sobreviven mucho porque después me encuentro nuevamente pensando en todo lo que fue y pudo ser.

No pienso quedarme aquí estancada. No pienso vivir así siempre, no; pero sin duda, por ahora tan sólo necesito llorar todo lo que sea necesario, depurarme de esos pensamientos para que no se queden encerrados en mi mente.

¿Por qué nos dicen que llorar es para débiles? ¿por qué nos enseñaron a reprimir lo que sentimos y fingir sonrisas? es por eso que hay tantas personas por ahí, aparentando ser felices cuando por dentro están rotos. Y yo estoy rota, estoy destrozada y nadie vendrá mágicamente a sanarme. Nadie. Ni siquiera por quien me rompí en pedazos.

Ni el tiempo, ni un nuevo amor, sólo yo y mi fuerza de voluntad. Sólo eso puede salvarme.

Así que por favor, no me den falsos ánimos. No me digan que son tonterías. Mejor denme un abrazo o déjenme cuando quiera estar sola.

Lo amé tanto, quizá más de la cuenta. Le dediqué mi tiempo y le entregué gran parte de mi vida. Le compartí mis sueños y le di el mapa de mis puntos débiles. ¿De verdad pretendes que olvide todo eso en una semana? ¿en un mes?

No quiero decir que todo estará mal siempre, sé que después todo mejorará y me daré nuevas oportunidades. No quiero decir que no habrá por ahí una persona con quien pueda compartir mi felicidad o que jamás volveré a confiar como lo hice.

Intento decir que es mi lucha. Que es un proceso y no puedo saltar etapas porque después todo será peor. Intento decir que lloraré todo lo que deba llorar, para que cuando sonría, sea de la manera más franca. Intento decir que debo besar mis heridas para que sanen y no sólo ignorar que están ahí, habiendo peligro de que se infecten.

Tan sólo intento decir que me dejará de doler de poquito en poquito. Que me sanaré y seré fuerte cada día en esta constante lucha. Que amaré nuevamente cuando esté preparada y no sólo por venganza o por no sentirme sola.

No me pidas que sea fuerte cuando ya lo estoy siendo. Porque no conozco mayor fortaleza que el aceptar cuando estás destrozado, afrontar tu dolor sin atajos y tener el coraje de llorar lo necesario, sabiendo que te levantarás cuando estés preparado.

No me pidas que no llore… cuando es lo que más necesito.

Escrito por: Mayeli Tellez