Te amo tanto como para no querer que te vayas, pero no como para rogarte.

0
142

Fuimos una más de esas estrellas fugaces, que se ven hermosas, que llaman mucho la atención, y que pasan demasiado rápido y después se olvidan, no niego lo bueno que tuvimos juntos, y no voy a decir que todo el tiempo me la pase sufriendo a tu lado, ya sabes que eso de inmolarse por amor no es mi estilo, yo vivo el amor de una manera más práctica, más factible, sin tantas mariposas en el estómago, y con más acciones que palabras.

Eso de ir a entregarse completamente en el primer momento que conoces a alguien obviamente no es lo mío, me voy dando a medida que la persona me va demostrando su interés y su lealtad y si veo algo que simplemente no me cuadra me pongo en guardia y comienzo a esperar lo peor, sí ya sé que no soy la típica mujer que salta a los brazos del primero que le jura que la ama, y es que experiencias pasadas me enseñaron a cuidar más de mí y no ser tan estúpida y confiada, y creo que ser sensato es lo mínimo que puedes hacer cuando estas conociendo a alguien, por más que te guste esa persona lo conveniente es conocerle como es cuanto antes y desenmascararlo si es que es un mentiroso.

Así que lamento desilusionarte una vez más, sé que estabas acostumbrado a marcharte en alfombra roja, y que a pesar de que te ibas aquellas que estuvieron antes que yo te buscaron para rogarte que te quedaras y en pocas ocasiones “les brindabas una segunda oportunidad”, lo sé porque tú lo contabas con mucho orgullo, y en esta ocasión solo encontrarás una puerta abierta y nada más, no habrá lágrimas de mi parte, no voy a llorarte, y tan pronto como cruces esa puerta voy a comenzar a olvidarte, lamento desilusionarte pero tengo muy en claro que la persona a la que debo respetar más es a mí misma, y por respeto a mí no pienso rogarte, te di de mi lo que creí conveniente y no pienso que yo sea realmente el motivo por el que te vas.

No voy a negar que te amé mucho o más bien que aun te amo, y eso no te engrandece a ti, el cuanto llegue a amarte no tiene que ver directamente contigo si no con mi propia capacidad para amar, por eso no me da vergüenza admitir que aun te amo, pero también tengo claro que me amo aún más a mí, es por eso que no quiero que te vayas, pero no te voy a rogar que te quedes, y si te vas, será para siempre.

Autor: Sunky