No quiero que me prometas que vamos a ser felices por siempre, quiero que me prometas que cuando lleguen los días malos aún vas a estar conmigo.

0
84

Creo que todos lo sabemos, todos estamos conscientes de que la vida es cambiante y que estar bien ahora mismo no es garantía de que siempre será así, los momentos buenos llegan y también se van y con ellos la mayoría de las personas que nos rodean, pero también es gracias a eso que podemos observar quienes son aquellos incondicionales, quienes son fieles, quienes son realmente amigos y quienes nos aman con sinceridad, hablar es tan fácil que cualquiera se llena la boca diciendo “siempre puedes contar conmigo”, y muchas veces son los primero en darte la espalda.

Es por eso que he aprendido a ver incluso el lado bueno en mis momentos de carencia, en mis momentos difíciles, en ese fuego profundo e intenso, porque es en esas llamas intensas carmesí donde se forjan los verdaderos amigos, donde se distingue al verdadero amor, es por eso que no quiero promesas vacías imposibles de cumplir, todos pasan por malos tiempos y nosotros no seremos la excepción, el amor no te hace inmune a la tristeza o a los malos momentos, pero el amor te da la fuerza para salir, te da ese respaldo de no sentirte sola, te recuerda en cada momento que hay alguien junto a ti.

Eso es lo que quiero de ti, quiero a un hombre que sea un caballero, pero que sea capaz de ponerse las ropas de un guerrero cuando sea necesario, que no busque un mundo perfecto, que acepte la realidad de la vida y que se esfuerce por cambiarla a su favor y el de sus seres queridos, quiero alguien capaz de ver a través de mi piel y que descubra mi alma, que sea de esta de quien se enamore y no de mis ojos, ni de mis pechos, ni mis piernas, quiero que mi voz sea suficiente para erizar su piel, quiero que me reconozca incluso cuando las arrugas hayan hecho estragos en nuestra apariencia, quiero a alguien para siempre, incluyendo los buenos y los malos momentos.

Muchas veces valoramos demasiado los buenos momentos, pero es en los malos donde conocemos a quien real mente vale la pena, las personas no son perfectas, la vida tampoco lo es, así que no busco alguien carente de debilidades o de defectos, solo busco a alguien que tenga entre sus fortalezas la capacidad de no encogerse ante las adversidades, alguien que tenga la fuerza para levantarse cada vez que el destino lo tire al suelo, solo busco a alguien que en eso se parezca a mí.

Autor: Sunky