Tal vez fue la emoción de ese beso equivocado.

0
52

A lo mejor el tiempo y la amistad nos han jugado esta trampa maliciosa en la que tuvimos que perderlo todo para ver saber si en verdad valía la pena este capricho que nació a raíz de ese beso equivocado, tú querías saberlo, yo quería saberlo pero en la curiosidad lo dejamos todo hasta las ganas de mantener la paciencia y el cariño por lo que somos nosotros mismos, aquellos momentos se fueron por la basura porque dejamos que todo se nos olvidara, no quisimos saber más de nosotros mismos pues nos hartamos de todas las situaciones que no supimos remediar, de todas esas veces que no pudimos hacer el mejor esfuerzo.

Muchas veces como amigos nos deseamos y quisimos tener todo lo que no podíamos, te veía con tanto cariño que no podía pensar en otra cosa más que estar entre tus brazos pero salió mal, muy mal y terminé por buscar una situación en la cual pudiera robarte un beso y conocer por fin aquello que con tanto anhelo buscaba, ser parte de tu vida pero de una forma diferente algo más que un simple y cotidiana amistad. Las situaciones nos sobrepasaron porque no pudimos solucionar las cosas que teníamos que sacar adelante, terminamos por odiarnos porque no fuimos como pensábamos. 

Pedí mucho, quizás más de lo que me querías dar, di todo como si no hubiera un mañana y no era lo que buscabas, me desaprovechaste como nadie y me parte el corazón saber que lo has hecho tú, pues lo podría haber esperado de cualquier otro menos de ti ya que tú conocías mis debilidades y mis gustos. 

Fue el que haya pedido más de lo que puedes dar o tal vez solamente no supe pedir lo que tenías para mí, pero también me excedí y di más de lo tenía para ti.