No se puede liberar a nadie de la culpa.

0
33

Fuera de mí, de mi mente, de mi corazón, de mi vida… Míranos aquí sentados como dos cotidianos, la rutina no cambia, el mismo lugar, el mismo olor, el mismo café; finjo que lo tomo, que puedo tragarlo, pero mentiría, el nudo en mi garganta no me permite pasar este trago. El tiempo ya se no agoto, es momento de pisar en la misma huella que quedo detrás, devolver tiempo a este momento y hacer lo que desde hace mucho debimos hacer. Yo quisiera poder decirte que tú eres el único que tuvo la culpa, que me has herido sin que yo pudiera hacer algo y que te responsabilizo por completo; que tontería seria decirte eso.

Lo peor de todo es que a pesar de saber que yo pude haberme marchado desde hace mucho es que sigo aquí y me quejo y me desangro pero sigo de pie. Lo peor de todo es que me creo las cosas que haces, me la he creído desde siempre, haces que yo lo crea, consigues hacer que todo parezco coherente,que la sensatez sea tu estrategia bajo la manga, que estupidez y yo que te hago responsable si soy yo la que no se va a pesar de saber las mentiras, a pesar de las heridas. 

Toda una joven vida a tu lado intentando darle sentido a lo cotidiano, a lo tonto y lo irreal. Muchos ya me lo decían pero no quise aceptar lo inevitable, yo terminaría enamorada y tú terminarías con mi corazón entre los dedos. Se me fue el orgullo, lo perdí con cada una de las disculpas que he aceptado y ¿Quiero culparte a ti? Debería darme vergüenza, debería de intentar ver todo desde otro angulo y mirar la otra cara de la moneda. 

Me rindo contigo, yo no puedo más aunque en realidad me estoy rindiendo yo misma, me rindo del intento por una vida mejor, por curar al fin mi corazón y retirarme de la batalla. Los intestinos se me agolpan en la garganta y no puedo tragar el llanto, esta vez no puedo o quizás ya es tiempo; esta vez no quiero.