¿Quién en su sano juicio podría resistirse a una ¨loca¨?

0
88

Vivía ignorando lo que pasaba a mi alrededor porque no quería darme cuenta de las cosas; ni de que por la mañana el sol resplandecía, ni de que por la noche el cielo se llenaba de estrellas, tampoco de que se puede volver a sentir amor después de que te rompen el corazón.

Ella era una loca, de esas locas que no tienen remedio, de esas locas que quieren imponer sus ideas, de las que aman hasta la locura u odian hasta la muerte. De las que no le temen a nada, de las que son arriesgadas, tan fuerte, imponente, valiente y al mismo tiempo tan frágil e inocente.

¨La de los labios rojos¨, esa era ella. La que bebía como si el mundo se fuese acabar en aquella fiesta. La que al llevarla a casa me besó en la comisura de los labios y me hizo que en ella esa noche me quedara pensando.

Ella es de las locas que toman la iniciativa, con ella no va eso de que el hombre siempre tiene que dar el primer paso. Una charla, un jugueteo con sus dedos y en un descuidó le robé el primer beso.

Terminé envolviéndola en mis brazos. Besé sus manos, cada centímetro de su piel, su cuello, sus labios y su frente. Poco a poco la llevé hasta su habitación, la desnudé y le terminé haciendo el amor o al menos eso ella pensó porque para mí fue simplemente sexo o al menos eso pensé, porque la envolví en mis brazos y velé su sueño. En ninguna cama había dormido jamás y terminé durmiendo precisamente en la de aquella loca, esa que parecía no saciarse jamás, la que me miraba a los ojos al hacerme el amor y me llenaba de besos con ternura y pasión.

Y yo que pensé que no pasaría de esa noche, volví. Volví noche tras noche. La hice mía una y otra vez. Le conocí su olor a diferentes horas del día, sus manías, le descubrí los lunares más ocultos, sus suspiros y gemidos, le conocí los temores, sus fantasmas y pasado, toda la puta locura de su cabeza, sus pasiones y ambiciones, compartí el café con ella. Me adueñé de un lado de su cama, de un par de almohadas, me acostumbré a su gata que de vez en cuando me aruñaba, comencé a pasearme por cada rincón de su casa, fumarme un cigarrillo aunque el olor a ella no le gustaba.

Intenté alejarme tantas veces argumentando que habíamos llegado al punto de la aburrición pero era cobardía mía, no quería darme cuenta que ya comenzaba a necesitarla en mi vida, que se había vuelto indispensable para mí porque ella es de esas putas locas insistentes, de las que con sus tonterías no logras sacártelas de la mente, de las que llenan de detalles y cursilerías, de las que siempre dicen las palabras correctas en el momento preciso, de las que siempre tienen un plan en mente y te sorprenden.

Es de las que se meten a tu casa y se hacen querer por tu familia. De las que te dejan pensando porque cuando crees que ya lo han dicho y hecho todo, te salen con una cosa más cabrona que no logras asimilar. Es de las locas de las que juraste no enamorarte jamás porque es celosa hasta morir pero la realidad es que sus celos no te dañan, al contrario, causan ternura porque pocas veces deja ver su inseguridad. Es de esas locas caprichosas y berrinchudas, de las que jamás se callan, de las que son mitad niña y mujer y al final, aunque no lo quieras, aunque te resistas, te hacen enloquecer.

Es una loca que no se anda con rodeos, que expone lo que quiere, que lucha por ello, que es independiente, que si se cae se levanta sola, una loca digna de admirar y aunque lo quiera negar… ella es mi loca, una loca que me hizo ver las cosas de distinta forma, que me muestra la vida y me hace vivirla, una loca que me ha enseñado a dar besos de ¨pajarito¨ y que me ha enseñado a hacer el amor despacito y bonito.

Ella ya es mi loca pero aún no lo sabe, no todos somos valientes en el amor y aunque le diga que no, se ha colado en mis huesos, en mi mente, en mi piel y posiblemente en mi corazón, ese que prometió no volver a sentir amor pero…

¿Quién se puede resistir a una loca que con todas sus acciones y palabras te hace sentir el hombre más querido y valorado del planeta?

Autor: Stepha Salcas  (Diario De Una Bipolar)

Derechos de Autor.