Terminaste perdiendo a quien te quería, por no saber lo que querías

0
153

 

Y al final de cuentas me cansé, sí, me cansé de darte un amor tan grande que no merecías y no sabías valorar. Me cansé de ser la mujer apasionada, romántica, tierna y detallista que daba todo por ti. Me cansé de pedir perdón aun cuando no era yo la que fallaba. Me cansé de la rutina, de los mismos buenos días y de ser ignorada. Me cansé de las preguntas sin respuestas, de ser yo la que te buscara, la única que mostraba interés, la única que amaba, me cansé de ti… de un ser tan egoísta que por sentir que todo lo merecía no valoró lo que tenía. Me cansé de un perdedor que no merecía mi amor y por eso mi mejor opción fue irme de ti.

Tenía que ser así, quizás ya estaba escrito en el destino pero no lo quise ver, tu inmadurez tarde o temprano terminaría afectándonos, el sentir que merecías mucho más de lo que tenías aun cuando ni siquiera eso sabías valorar y teniendo tanto amor como si nada lo dejaste escapar, pero esta vez, ni tus excusas, ni chantajes, ni tus falsas palabras me harán regresar. Hoy me quito la venda de los ojos y miro la cruel realidad; no me quieres y tal vez nunca lo hiciste porque una relación es de dos y en la ¨nuestra¨ la única que dio fui yo.

Arriesgué cuanto tuve y pude, siempre me la jugué por ti, pero agoté todas mis estrategias y antes de llegar a la última partida me rendí, decidí apostar únicamente por mí. No me importan tus argumentos porque ambos sabemos que amor, es algo que tuviste de más. Creo que todos tenemos un límite y yo terminé agotada de tantas derrotas, de que me hicieras mierda una y otra vez y aun así continuara amándote con todo mi ser. Me rompiste tantas veces que sin darme cuenta fueron haciéndose más grandes los huecos de mi corazón, con nada pudiste llenar mis vacíos y entonces la mejor opción, fue decir adiós.

Sé que los próximos días que están por venir no serán nada fáciles ni para ti ni para mí, pero también sé que algún día yo volveré a amar con la misma intensidad y quizás aún mejor de cómo te amé a ti, pero ¿y tú? Tú continuarás siendo el mismo, pero la pregunta es ¿te llegarán a amar cómo lo hice yo?  Posiblemente si pero lo más probable es que no.

Si hubieses tenido los huevos para decirme que sólo se trataba de un juego, que no me enamorara ni me estacionara contigo, hoy la historia sería muy diferente. Hoy debería odiarte pero a decir verdad me es muy difícil. Aún hay sentimientos de por medio pero ni con todo ello yo a tus brazos vuelvo.

Sólo puedo desear que aprendas la lección pero me duele imaginar que habrás de sufrir por amor y la razón no he de ser yo. Me duele más pensar que todo este tiempo ha sido aparentado. Que aquellos besos y caricias han sido improvisados, que todo fue parte de tu farsa, de aquel sucio juego que practicabas en el que ilusamente yo me enamoraba.

Y si fui de tu colección, te apuesto que he sido la mejor, porque nadie como yo te entregó tanto amor y eso de los dos, tú lo sabes mejor.

Ahora no me queda más que dedicarme a sanar mis heridas, vivir mi duelo y superarte. Sé que no todos los hombres son como tú así que tarde o temprano volveré a darme otra oportunidad en el amor y es que sólo fuiste una lección, el hombre que rompió mi corazón y que jamás supo valorar mi amor, no te proclames vencedor porque el tiempo te demostrará que tan solo eres un perdedor.

Ahora continúa divirtiéndote, yo recojo los pedazos de mi corazón y me voy. Cuando vuelvas a verme, te aseguro verás a una mujer diferente; una mujer que se ama y se valora, una mujer fuerte, segura de sí misma y lo más importante, feliz. ¿Qué si me he de vengar? Eso definitivamente no se hizo para mí, mi mejor venganza será que me mires feliz, feliz como no lo fui cuando estaba junto a ti.

Y ahora verás que tan cierto es aquella frase de por no saber lo que quieres, terminas perdiendo a quien te quiere y tú, tú me perdiste a mí.

 

Autor: Stepha Salcas  (Diario De Una Bipolar)

Derechos de Autor.