Un beso…

0
47

Ese beso tierno del otro día lo guardo en mi caja fuerte, lo he convertido en un anillo de esos que cambian de color, de esos que se ajustan dependiendo a la emoción, porque con tus besos haces magia, con tus besos ayudas de una manera que sé no puede entender, si estoy triste tengo un beso tierno en la orilla de mis labios, si estoy feliz tengo un beso en fuerte en los labios, si estoy enojada un beso desinteresado en la mejilla, si es una despedida; un beso en la frente y si estoy disponible un beso apasionado entre ambos labios. No entiendes lo que haces común acción tan simple y es que tu beso es la mejor medicina; te lo digo ya.

Un par de labios que como pincel de artista encendieron de colores esta vida sepia tan mía, ese par de labios que como estrella de navidad me guió a donde debía de anclar mi barco y henos aquí, varada en tu puerto, anclada en tus brazos lista para el beso más lindo de todos, para el beso que demuestra amor puro y que me pone tu corazón entre mis manos. Sé que nada es mentira, lo siento cada vez que besas porque no se puede fingir tal cosa, porque algo tan lindo como eso no es más que un acto de sinceridad y amor verdadero. 

Todavía me sonroja pensar en las noches que me ofreciste para clamar las ansias de la vida norma y llena de rutina, aún me recorre un escalofrió cuando me dan ganas de verte, de ver ese par de labios color miel, ese par de labios que se abren como una flor y me llena de colores, emociones y sensaciones. 

Como un tesoro que vigilo y cuido amorosamente me convierto en pirata y lucho contra las clemencias de las envidias y de las necesidad de las demás personas, no soy la única que necesita de ese beso pero si soy la única que se queda con él porque así me lo has permitido y no hay nada que yo agradezca más que eso.