Esta bien, dejaré que te vayas, pero con la condición de que nunca me olvides

0
53

No quería parecer egoista al no querer dejar que te fueras de mí; pero simplemente no podía abandonarte porque yo no sabía que harán después de que te fueras de mí. No quería saber la intensidad del dolor que me destrozaría el alma al saber que ya no estás a mi lado, al saber que la soledad me tomará cada noche junto a los recuerdos que me harán saber el vacío que dejaste en mí.

Lo he decidido, y tienes que saber que me costó mucho trabajo dejarte ir, decirte adiós sabiendo que te amo con toda el alma, sabiendo que en mi mente no puedo dejar de ir la idea de que estés a mi lado para pasar una eternidad juntos. Pero, todo pasó y me di cuenta que no era justo mantenerte cerca si tú así no lo querías, me di cuenta que lo mejor era darte la libertad que tanto me pedías, esa libertad que tanto necesitabas para poder respirar sin el peso de mantenerme a tu lado a la fuerza. Lo último que quiero es que al final sea solo una piedra en tu camino, un peso que tienes que cargar porque no te queda de otra. Es por eso que te entrego la libertad que tanto me pediste y estoy dispuesta a dejarte ir sabiendo que no me amas, y a pesar de que aún te encuentres tan adentro de mí que me arda el corazón de saber que algún día quizá encontrarás a esa persona que si podrá hacerte feliz.

Me duele, me duele mucho pensar e imaginarte que estarás a lado de otra persona compartiendo todas esas cosas que tanto anhele tener, todas esas cosas que pensé que algún día compartirías a mi lado. Me dolerá verte feliz con otra persona, pero es momento de entender que las cosas jamás se podrán dar a la fuerza y que era necesario dejarte ir y poder tomar esa dignidad que tanto me hace falta.

Te dejó ir sin antes decirte lo mucho que te extrañaré y pedirte que si no es necesario no me olvides, que si no es necesario y puedes vivir con mis recuerdos, entonces no me saques de tu corazón e intentes recordarme. No quiero desaparecer de tu vida y convertirme en un nada. No quiero que sientas algún día como si nunca haya estado en tu vida. No quiero que me dejes ir, que dejes ir esos momentos en los que quizá pude hacerte feliz. Te pido que si hubo algún momento en el que fuiste feliz estando a mi lado, intentes guardar esos recuerdos y sobreponerlos de todos esos recuerdos que han marchitado nuestra relación.

Es momento de decirte adiós e intentar seguir adelante sin ti, permitirme a mí misma encontrar  el amor en otra persona y seguir esperando con paciencia sin cerrar las puertas de mi corazón para intentar ser feliz a pesar de que no sea a tu lado. Antes de que te vayas, quiero decirte gracias por todo lo que me diste, pero también darte gracias por ser sincero a pesar de no sentir amor por mí.