A veces hay que pasar por lo peor para conseguir lo mejor.

0
49

Para ser sincera siempre odie esas palabras que decía mi abuelo “lo que vale la pena cuesta”, no entendía en ese entonces a que se refería, yo veía a personas recibiendo regalos con los que yo ni siquiera me atrevía a soñar, y los recibían sin hacer nada para merecerlos, sin ningún esfuerzo obtenían cosas que a mí me llevaría media vida para poder lograr, y me decía a mí misma “¿Cómo ese hermoso carro no va a valer la pena?”, obviamente todas las generalizaciones tienden a errar en algún momento, pero eso no quiere decir que carezcan de una razón, no quiere decir que estén equivocadas por completo.

[SM-Responsive][/SM-Responsive]

Lo que yo no entendía en ese entonces era que por ejemplo ese carro que le regalaron a aquella muchacha para ella era “solo una cosa más” de las muchas que ya tenía, si hubiera sido el caso que la dueña del carro hubiera sido yo, ese auto se habría convertido en mi posesión más preciada seguramente, pero dada mi situación era muy improbable que alguien me regalara algo así a mí, e incluso si alguien llegara a intentarlo, seguramente desconfiaría mil veces porque sabría que no había hecho nada para ganarlo, y las cosas completamente gratis no existen, si no te lo has ganado, seguramente te tocará pagar después, así que hasta cierto punto agradezco que nadie me ofreciera un regalo así, para no haber estado en la situación de tener que elegir entre aceptarlo o no.

Ahora entiendo a que se refería mi abuelo, él no decía “que todo lo bueno es caro o difícil de conseguir”, él decía “que solo consideramos valioso aquello que nos ha costado trabajo”, es quizás por eso que algunas personas tienen la suerte de encontrarse con magnificas parejas y aun así las lastiman, las traicionan y las hacen correr lejos, no es que la persona a quien han maltratado no valga la pena, es que simplemente ellos no pueden entender su valor, no pueden porque no les ha tocado sufrir por amor, no les ha tocado ser el lado afectado, ser engañados, ridiculizados, y expuestos por una persona que jugo con sus sentimientos.

Es por eso que se aprovechan de las buenas personas, “porque no pueden comprender su valor”, porque no les van a saber valorar hasta que se den cuenta que en el mundo son difíciles de encontrar las buenas personas, y es entonces cuando miran hacia atrás y se dan cuenta de lo afortunados que realmente fueron al tener aquellas personas en sus vidas y es entonces cuando regresan como perros apaleados a pedir perdón, y usualmente ya es tarde, porque no se necesita ser muy inteligente para reconocer a alguien que vale la pena, solo se necesita haber sufrido y conocido algunas personas que fueron todo lo contrario, es por eso que cuando regresan a buscar a aquella persona a la que abandonaron su espacio ya no está disponible, lo ocupa alguien que tuvo la suerte de haber sufrido lo suficiente como para reconocer a alguien valioso y cuidarlo.

Autor: Sunky