¿Por qué correr tras de ti si, tú sabes dónde me encuentro?

0
42

¨No corras detrás de nadie porque nadie necesita a alguien detrás, necesita a alguien al lado¨.

No voy a negar que me dolió mucho tu adiós y si, efectivamente te lloré un par de días pero luego pensé: ¿él estará igual que yo? Y la respuesta era más que obvia, si eras tú quien había puesto fin a lo nuestro era claro que no, tu no estabas viviendo un infierno.

Entonces era elegirte o elegirme y opté por la segunda opción. Ya no podía permitirme seguir encerrada en mi habitación llorando tu amarga partida, ¡ya no! No era justo para mí porque al final de cuentas sé que todo lo que entregué, lo hice con todo mi ser y mi amor. Si al final decidiste tu libertad, yo no puedo atribuir con certeza que haya sido porque no te hacía feliz, tal vez simplemente no estabas preparado para una relación así de formal o te diste cuenta que no merecías a una mujer que te amara como tal.

Pero en fin, tu elegiste lo mejor para ti y yo he elegido lo mejor para mí, por eso aunque hoy me digan que andas por ahí preguntando por mí, te hago saber que no he de retroceder, ¿por qué tendría que ser yo la que debiera buscarte si fuiste tú quien decidió abandonarme?

Sabes dónde me encuentro porque mi número y mi dirección continúan siendo los mismos, conoces a mis amigos, pero claro, no has dejado de lado tu egoísmo, crees que las personas siempre tienen que dar todo por ti pero ¿para qué? si yo te lo di y al final solo perdí.

Me costó llanto, noches en vela y días viviendo un infierno para por fin poderte decir ¡ya no te quiero!

Yo no quiero ser ese tipo de ex que busca hasta enloquecer, esa que no se da su lugar, que llama, textea y no quiere saberte con alguien más, ¡esa no soy yo!

Creo que lo primero es el amor propio, el respeto hacia mí misma y mi dignidad, por eso me he prometido no volverte a buscar.

Ya pasó mi tiempo de duelo, ya sané mis heridas y decidí cerrar mi corazón por un tiempo. Me enseñaste lo que no quiero en el amor y te prometo que contigo no vuelvo a cometer otro error. Fue bonito mientras duró pero me di cuenta que no mereces mi amor. Alguien tan inestable e inmaduro merece estar solo hasta saber, como tratar y amar a una mujer.

Te deseo la mejor de las suertes y deseo en verdad, no volverte a mirar. No iré tras de ti y tampoco espero que vayas tras de mí, volver contigo sería volver a sufrir y me he prometido no permitir, que me vuelvan a herir.

 “La ausencia paulatina de tu interés por mí, la falta progresiva de tus ‘buenos días’, la elección egoísta de tu lejanía, fueron los que determinaron que no hiciera falta viajar a Macondo; bastaba besar tus labios para sentir… Cien años de Soledad.”  -Gabriel Garcia Márquez.

 

Autor: Stepha Salcas  (Diario De Una Bipolar

Derechos de Autor.