¿Ya le confesaste que no has podido olvidarme?

0
37

Pobre ilusa que se siente tu dueña pues ignora que es conmigo con quien sueñas…

Y ahora es que confirmo la frase que una vez escuché por ahí: ¨tarde o temprano todos vuelven¨. ¡Cierto! Lo has hecho pero eso no me causa ni la más mínima felicidad, creo que solo ha servido para elevar mi ego y sentir por ella compasión más no resentimiento.

Ella que aseguraba que te haría cambiar, no acaba de entender que nunca dejarás de ser un patán. Un hombre que no sabe valorar el amor de una mujer, un egoísta que no piensa más que en placer, un ser vacío que nunca dará amor porque tiene podrido el corazón.

Lo tenías todo a mi lado aun cuando ella asegure todo lo contrario, tu y yo sabemos que en la vida no tendrás amor más sincero como el que yo te di y aun así, solo te dedicaste a hacerme sufrir.

Me pregunté una y otra vez ¿en qué fallé? Pero ahora reconstruida y sin heridas me doy cuenta de que yo no fui la del error. Y es que más tardé en superarte que tú en volver a buscarme, me hablaste de tu arrepentimiento y de tu falso amor, jurando y perjurando qué harías cualquier cosa por recuperar mi corazón,  aseguraste una y otra vez que ella sólo había sido un error, un simple juego que por un momento te causó diversión, ¡que cinismo, que patán, humillar a la persona con la que estás!

 

¿Y de qué te ha servido ser un Don Juan? Si al final, sólo terminarás. A ella no le guardo ningún rencor, la compadezco y le agradezco el haberme quitado del camino a un hombre que, como ella mencionó, no merezco. No, ¡no te merezco!, no he hecho nada tan malvado como para quedarme con un hombre tan patético y desalmado; que hiere, destruye y pisa un corazón que no se dedicó más que a darle amor.

Y al final es verdad que todos pagamos las consecuencias de nuestros actos, mientras ella alardea que la partida me ha ganado, tú me buscas y me imploras una oportunidad, misma que jamás obtendrás. Ella que presume de dormir en tu cama, no sabe que tus sueños aun me aclaman. Ella que grita a los cuatro vientos que tiene tu amor, no sospecha siquiera que estés luchando por recuperar mi corazón.

Palabras más, palabras menos, lo importante es que ya no te las creo. Lo importante es que he logrado superarte, he reparado mi corazón y estoy lista para darme una nueva oportunidad en el amor y es que me la merezco, mientras que tú, puedes con ella conformarte, al final, son tal para cual. Ninguno sabrá jamás lo que es el verdadero amor y el destino los hará pagar tarde o temprano su traición, sino es que el karma, a ella la está visitando hoy.

Y no le pido yo al cielo que te mande más castigo, que estés durmiendo con otra y estés soñando conmigo. -Chavela Vargas

Autor: Stepha Salcas   (Diario De Una Bipolar)

Derechos de Autor.