No estoy soltera, estoy saliendo conmigo misma; me invito a comer, me compro ropa y me amo.

0
105

Aún recuerdo la desesperación que sentí cuando decidiste dejarme, como fue que toda esa realidad me aplasto y me cambio la vida, aún recuerdo como me encogía en mi habitación solo recordando aquellos momentos que para mí fueron “los mejores de mi vida”, porque realmente eso significaban para mí, al menos en ese tiempo.

[SM-Responsive][/SM-Responsive]

En ese entonces no entendía que el amor propio es la raíz de todos los demás amores, que nadie puede amarte más allá de lo que ya te amas, y que al mismo tiempo no puedes buscar en alguien aquello que a ti te hace falta, pero fuiste mi placebo perfecto, fuiste aquella anestesia que me hizo olvidar mi dolor, al menos por una corta etapa, por eso “creía” que te amaba, por eso “me hacías tanta falta”, porque de ti tomaba aquello que tenía que salir de mi interior. Pero fue en el momento preciso de tu partida cuando me di cuenta de que estaba vacía, “no porque te llevaras algo de mí, sino porque yo misma no era un ser completo y auto suficiente”.

En algún momento logré comprender que mi sufrimiento derivaba de la falta de amor que me tenía, hice las pases conmigo, me perdoné por mis errores incluso por aquellos que creía que nadie más era capaz de cometer, y de pronto la vida se abrió nuevamente a mí, volví a sentirme completa, llena de vida, de energía, de amor, me sentía contenta con la imagen que veía en el espejo, me sentía orgullosa de ser yo, es curioso, pero cuando aprendes a amarte es como si los demás recibieran un mensaje en su mente de que ahora eres alguien digna de amar.

Muchas personas que en algún momento se alejaron de mi volvieron como si nada hubiera pasado, deseando pasar el tiempo junto a mí, fueron bastantes incluso hubo algunas que nunca creí volver a ver, y tú eres una de esas ultimas que he mencionado, llegaste tratando de disimular, haciendo ver como si todo este tiempo que te fuiste nunca hubiera pasado, llegaste hablándome con mucha confianza y con mucho cariño, como si nunca me hubieras abandonado y como si nunca me hubieras despreciado.

Creo que te sentiste con “buenas posibilidades” porque creíste que estaba sola, pero no lo estoy, estoy conmigo misma, gozo de la mejor de las compañías, cuento con la única persona que jamás me va a abandonar, cuento conmigo, y es conmigo que ahora quiero estar por un tiempo más, estoy dándome el gusto de complacerme, de comprarme lo que quiero, de ir a los lugares que siempre quise y que tu no querías, he renacido como alguien nueva, pero eso no quiere decir que olvide a quienes me hicieron a un lado, y lamento decirte que de todas las personas que han vuelto a mi vida, eres el ultimo al que quiero volver a tener junto a mi.

Autor: Sunky