Y cuando él se dio cuenta que la quería, ya era demasiado tarde, ella ya había aprendido a quererse por su cuenta.

0
62

¿Recuerdas la cantidad de noches que te esperé desvelándome con la simple preocupación de que estuvieras bien?, ¿recuerdas todos aquellos desplantes que me hacías y como me tratabas como su fuera basura?, creo que te queda claro que tuve razones de más para marcharme, así que ¡despierta!, lo nuestro fue una relación unilateral que se mantuvo hasta el momento en que me cansé de tu forma de ser.

[SM-Responsive][/SM-Responsive]

 Es verdad que las mujeres tenemos mucha paciencia con los hombres, quizás sea porque los consideramos torpes para demostrar sus sentimientos, o quizás sea porque simplemente nos aferramos de más porque no queremos aceptar que nuevamente hemos elegido mal, sea por lo que sea es claro que es una debilidad que compartimos la mayoría.

Creo que no puedes quejarte, en todo caso la que tiene todo el derecho de hacerlo soy yo, siempre te di lo mejor, y de alguna manera inocente esperaba lo mismo de ti, siempre creí que debes tratar a los demás como te gustaría que te trataran, y quizás sea verdad, yo te traté bien porque quería que hicieras lo mismo conmigo y tú me mandabas al diablo porque quizás en el fondo era lo que querías qui hiciera contigo y mira que parece coherente, porque en el momento en que me canse de ti comenzaste a rogarme.

Yo no estoy hecha para este tipo de relación tambaleante, no me gustan los vaivenes, prefiero una relación estable con alguien que me sepa querer de la misma manera en que yo soy capaz de hacerlo, no quiero que me traten mejor de lo que yo lo hago, solo quiero que me traten igual, no creo que eso sea mucho pedir, y es que estuve atrapada contigo esperando algo que nunca llego, o al menos que nunca llego hasta que yo me fui.

Y es que tuve que aprender a quererme ya que tu no lo hacías y ver por mi salud mental y emocional y el único paso que podía dar era el dejarte atrás, y fue precisamente gracias a ese amor propio que tengo que pude hacerlo, yo no necesito tus migajas, de hecho no necesito que nadie venga y me quiera, pero si voy a tener a alguien a mi lado quiero que sea al menos alguien que este al nivel del trato que yo pretendo dar, llévate contigo tus cadenas, quizás alguien más las querrá, en lo personal yo no quiero saber nada más de esa persona que no me supo amar.

Autor: Sunky