Cuando una mujer comienza a controlar las lágrimas, ya la perdiste.

0
79

Creo que te has equivocado al juzgarme, creyendo que por ser dulce contigo, por ser sensible a los problemas que nos aquejan soy débil a la vez, nada puede estar más alejado de la realidad, ya que, así como todos, las mujeres vamos cambiando dependiendo de la manera que nos tratan y yo no soy la excepción.

[SM-Responsive][/SM-Responsive]

Es verdad que muchas veces me has hecho llorar y que por tu causa he pasado noches de desvelo sufriendo, lamentándome y preguntándome ¿Por qué a mí?, pero con cada herida voy perdiendo la capacidad de sentir, al menos en lo que se refiere a ti, en la misma medida en la que he llorado mis caricias y la dulzura natural con la que te trataba se han ido esfumando, cada lagrima degrada la intensidad de lo que eres capaz de hacerme sentir, así me ha pasado desde el momento en que cambiaste conmigo, y como dije al cambiar tu lo más lógico es que yo también cambie.

 

Poco a poco y sin proponérmelo pierdes la capacidad de hacerme sentir algo, ya sea bueno o malo, porque en las emociones no se discrimina, tienes la misma fuerza para hacerme reír o llorar, y como lo más común es que uses tu influencia en mi para hacerme sufrir esta va disminuyendo de poco en poco hasta llegar al día de hoy, hasta llegar al punto en el que realmente ya no me importa lo que digas y pienses de mí, hasta que llegué al punto de que en realidad me sea indiferente si estas o te vas, y noto claramente que no me he amargado porque sigo siendo la misma con todos los demás, tu eres esa excepción que rompe la regla, tu eres aquel que se sale del standard y lo haces para mal.

Llegados a este punto, creo que lo que sigue es lógico, la separación nuestra es el siguiente paso que considero como superación personal, deshacerme de ti ahora significa más que una perdida, un alivio, más que soledad, paz, más que dolor me causa felicidad, el simple hecho de imaginarme fuera de tu alcance en este momento es lo que más anhelo, es curioso como todo cambió, y como lo que ahora me haces sentir es completamente lo opuesto a cuando todo inició, y todo este cambio comenzó con cada gota de sal que me hiciste derramar por voz.

Autor: Sunky