Lo que no te pude decir.

0
50

Creía realmente que nos pertenecíamos y no lo digo de una forma en cuestión a posesión pues sé que siempre fuimos libres, de tomar caminos, decisiones, etc. me refiero a que nos pertenecíamos porque de una forma u otra regresábamos los dos, tú a mi lado y yo al tuyo, fueron tantas formas en las que volvíamos, a veces lo hacías sin siquiera darte cuenta, con ese perfume tuyo, tan tuyo y es que ahora al tener esa fragancia cerca no logro hacer otra cosa más que traer a mi mente tu recuerdo. O quizá a veces era por esa canción que hicimos nuestra, esa canción que me hiciste sentir con cada una de sus palabras, con cada segundo de melodía, yo te encontraba ahí. También volviste en múltiples ocasiones cuando pasaba por aquellos lugares en los que nos encargamos de dejar una historia guardada y bien marcada en el corazón, creo que compruebo eso que dicen sobre las cosas que se tatúan incluso sin tinta y es que tú quedaste tan marcado en mí, por tu amor, por tu compañía, incluso por los amargos recuerdos. Y ya cuando el orgullo se volvía nada comparado con ese sentimiento tan grande que teníamos de vernos, de volver a ser parte de nuestras vidas y alguno de los dos tomaba la decisión de romper con esa barrera de distancia o de silencio que había.

[SM-Responsive][/SM-Responsive]

Y es que ¿sabes? me parece increíble que con el paso de los años lejos de que tú te vayas disolviendo junto con otros recuerdos, otras personas que han partido, pareciera que te aferras más a quedarte o tal vez sea yo quien se rehúsa a dejarte ir, he de confesarte que he trabajado muy duro para que te quedes en mi pasado y sigo en ese proceso, no te diré tampoco que soy infeliz porque no es así tampoco, me siento plena y hace mucho que no me sentía tan cómoda conmigo misma pero también debo decirte que hay muchas veces que siento que me haces falta, que en muchos de mis momentos he tenido tantas ganas de correr a contarte todo lo que me pasa, como solía hacerlo siempre.

Esto que te escribo es simplemente porque son tantas las palabras que me he guardado y ya no quiero tenerlas más conmigo.

Aprovecharé para agradecer todo, lo bueno y lo malo, me hiciste ser mejor y peor pero creo que sin tu llegada a mi vida no hubiera logrado ser parte de lo que soy en mi presente y no te digo esto directamente porque después de haber sido uno mismo ahora es tan diferente la situación que ni siquiera siento que debas enterarte de todo esto, te siento ya tan ajeno a mí, a mi vida que me parecería absurdo mandar esto en un mensaje y más porque tú has decidido continuar tu vida y creo que cuando realmente has llegado a amar a una persona te alegra demasiado ver su rostro con luz, con sonrisas aun cuando no sea parte de tu vida ya, pero quien sabe, tal vez en algún momento esto llegue a ti de una u otra forma. Todo este tiempo he pedido por ti, pero también por mí, para dejar de pensarte.

A veces sigo sonriendo cuando llega de la nada un momento de nuestra historia a mi mente y me alegra que sea así como recuerde las cosas, con una sonrisa y no con algún sentimiento negativo pero también he de decir que me lastimaste en muchos momentos y yo durante el final de nuestra historia me sentí culpable y creo que eso no está bien, no deberíamos sentir culpabilidad en algo que fue como un acontecimiento único pues no es que sea soberbia pero estoy segura que todo lo que sentimos juntos no se volverá a repetir, volveremos a amar, a sentir amor pero no un amor como el nuestro tan frágil pero con una intensidad como la que conocimos en compañía del otro. Pero también quiero decirte que te perdono, me perdono y te pido perdón. Por todo lo malo, por no haber tenido la valentía de luchar por este amor en el momento que debí hacerlo, pero también quiero perdonarme a mí misma por seguir rompiéndome un poco cada que tú vuelves a estar presente en algún momento de mi día, por no dejarte ir completamente.

Tantas veces tratamos de decirnos “adiós” y es que muchos no comprenden el significado real de una despedida, no comprenden que al pronunciar esta pequeña palabra con cinco letras es dejar atrás algo de una magnitud grande, no es una simple despedida, es meter un significado e infinidad de recuerdos en esta pequeña palabra que estará llevando una gran carga de sentimientos. Y me parece irreal que esta vez se siente un adiós definitivo, lo siento real ahora.

Ya es tiempo, es mi tiempo.
Para comenzar a vivir de nuevo y completamente, así que hoy después de muchos años, te dejo ir, para ir a encontrarme con nuevas aventuras por guardar en mi mente y que lo que viví contigo dejé de tener tanto peso. Después de todos los años que estuviste presente en cada momento de mi vida, he de comenzar de nuevo, pero ahora debo hacerlo simplemente conmigo.

Adiós.

Por: María Fernanda LB