Supe que eras el indicado

0
45

Hace cuatro meses que volvimos a dialogar, claro está porque yo te busqué… Estos últimos cuatro meses han sido de muchas pruebas, hemos llorado, pero han sido mucho más las sonrisas. Hoy estás aquí, demostrándome todo tu amor, tu cariño y tu lado más dulce y noble. Y es que no había estado tan segura de que eras el indicado hasta estos pasados días a tu lado.

[SM-Responsive][/SM-Responsive]

Y es que, ¿cómo confiar de nuevo? ¿Cómo saber si debemos darnos una nueva oportunidad en el amor luego de haber atravesado una decepción? Siempre me decías que dejáramos que las cosas fluyeran, que, si de verdad queríamos intentarlo en un futuro, debíamos poner de nuestra parte, sin forzar las cosas. Todo fue fluyendo, de poco a poco volvimos a hablar por largas horas. Eras la primera persona en mi mente cuando me despertaba y con la que hablaba antes de dormir, incluso en muchas ocasiones nos llegamos a quedar dormidos sin colgar el teléfono. Pero ¿cómo estuve tan segura de que eras el indicado?

Ya no puedo seguir ocultando este sentimiento, siempre que te veo mi corazón se acelera de la emoción y siente paz porque sabe que llegó a su hogar. Al ver tus ojos claros me da la necesidad de llenarte de besos… Tu sonrisa tan coqueta me enloquece y he aquí el por qué supe que eras tú.

Supe que eras tú porque en mis peores momentos siempre te mantuviste a mi lado, no me abandonaste. Supe que eras tú porque sin importar las circunstancias me llenas de paz. Supe que eras tú porque en tus ojos descubrí que se puede expresar lo que se siente sin decir nada. Supe que eras tú porque me has hecho sentir cosas que nadie nunca me hizo sentir. Supe que eras tú cuando te vi tan lleno de paz al dormir a mi lado. Supe que eras tú porque me haces sentir segura y confiada. Supe que eras tú porque nunca nadie me había desnudado el alma. Supe que eras tú porque contigo puedo ser yo misma sin importar nada. Supe que eras tú porque siempre buscas mi felicidad. Supe que eras tú porque siempre dices la verdad, sin importar qué tan dolorosa sea. Y es por eso que en ese momento que me miraste directo a los ojos y me preguntaste que, si quería ser tu novia, dije que sí, porque en ese preciso momento, supe que eras tú… sé que no siempre será color de rosa, pero estoy segura de que eres el indicado y por ello siempre nos mantendremos unidos ante toda situación. Hoy te digo, sé que eres tú.

Por: Nasha L. Olmeda