Sonríe, te estoy olvidando tal y como querías.

0
128

No hace mucho tuvimos nuestra “ultima charla” como pareja, en ella te esforzaste tanto en convencerme de que lo mejor para los dos era separarnos, obviamente no se trataba de lo mejor para ambos, era simplemente lo que tu querías, lo que creías que te convenía más en ese momento, no reparaste en mis sentimientos, ni te preocupaste por cómo me iría después de tu partida, lo único que deseabas era ser libre, para hacer aquello que te importaba más que yo.

[SM-Responsive][/SM-Responsive]

Nunca quise preguntar si se trataba de alguien más o era algún proyecto para el cual el estar conmigo era inconveniente para ti, aunque es verdad que durante un tiempo conserve la duda, decidí que lo mejor era no escarbar más en aquella relación que yacía enterrada 3 metros bajo tierra y todo gracias a ti, a pesar de que por un tiempo creí que moriría sin ti, la vida rara vez es como la imaginamos, y para mi asombro el dolor no duro tanto como me lo esperaba, al menos fue desapareciendo de apoco con cada día, con cada semana, con todo es tiempo en el que pasaba ocupada sin pensar en ti.

Parece una mala broma del destino, que después de este tiempo hubieras aparecido, y que de manera casual intentaras coincidir conmigo, ¡vamos, ambos sabemos que eres un pésimo actor!, llegaste como su de una casualidad se tratara, pero no puedes engañarme después de haber compartido todo ese tiempo juntos. Querías saber sobre mi vida, esperabas que te contara todo como si de un encuentro entre viejos amigos se tratara, pero a pesar de que no te guardo rencor, no porque te merezcas mi perdón, sino porque realmente eres tan poca cosa que no mereces que me amargue por ti.

Sinceramente no tengo nada que quiera contarte, pero veo que de no ponerte las cosas en claro tratarías de insistir creyendo falsamente que tienes una oportunidad, y eso me resultaría más molesto que escribir esta carta para ti, lo hago con el único fin de dejarte claro que lo nuestro en el pasado se quedó, no puedo decir que me arrepiento de todo lo que vivimos, pero si puedo decirte que no volvería a cometer el error de darte mis sentimientos, porque cuando los tuviste no los valoraste y porque al final lo único bueno que me dijiste, lo único en lo que realmente te hice caso fue en aquella frase que para verte guay dijiste: “prométeme que me vas a olvidar”.

Puedes estar contento, porque en este momento ya perteneces al pasado y aunque no te he borrado por completo de mi memoria, ya no ocupas un lugar en mi corazón, es por eso que puedo decirte con sinceridad que puedes estar feliz ahora, porque ya te he comenzado a olvidar.

Autor: Sunky