Hay tantas cosas por gozar y nuestro tiempo es tan corto, que sufrir… es una pérdida de tiempo.

0
32

Sé que hay ocasiones en las que es imposible no entrar en un estado de tristeza profundo, las decepciones, los problemas, las traiciones desgraciadamente son el pan de casi todos los días y hay que lidiar con ellas lo mejor que podamos, pero hay veces que nosotras mismas nos encarnamos en ese sufrimiento, lo abrazamos y no lo queremos dejar escapar, nos aferramos tanto a él, que incluso teniendo oportunidades de salir a distraernos y pasarla medianamente bien decidimos mejor no hacerlo, nos quedamos en nuestra habitación para seguir sufriendo.

[SM-Responsive][/SM-Responsive]

En algunos casos las personas llegamos a creer que mientras más sufrimos más buenas personas somos, que somos más leales, más sinceras, más humanas, nos aferramos a ese sentimiento de tristeza como para exaltar la importancia de aquello que nos sucedió, hay veces incluso en las que ya casi superamos aquello y tratamos de revivirlo lo más posible, como si quisiéramos inmolarnos en el dolor, como si sufrir por alguien nos purificara de alguna manera.

Y la verdad es que mientras más nos dedicamos a sufrir más expertas nos hacemos, hay personas que pueden entrar en llanto con solo imaginar algo triste que les pasó, pero seamos francas, nos estamos haciendo daño, no solo a nosotras sino a todos aquellos que nos aman y se preocupan por nosotras, les tenemos todo el tiempo preocupados por nuestro estado de ánimo y muchas veces nos excluyen de cosas que creen que podrían afectarnos más, de esta manera dejamos de participar en el día a día de aquellos que nos importan, siendo excluidas por nuestra falta de fortaleza o por nuestra tendencia a deprimirnos fácilmente.

Hay que encontrar una medida sana entre lo que pasa y cómo repercute en nosotras, no se trata de in sensibilizarnos y convertirnos en mujeres de piedra, tampoco se trata de leer un libro de superación personal y sin argumentos claros pretender siempre estar felices por todo, se trata de vivir de manera clara y sincera, sintiendo lo que se tiene que sentir, pero comprendiendo cuando ya llego el momento de pasar la página, y para eso hace falta voluntad y muchas ganas de dejar de ser aquellas que hemos sido, no se trata de pretender ser alguien diferente, no nacimos siendo personas tristes, mira a cualquier bebe y notaras como se ríe de todo, como cuando llora pronto lo olvida y pasa a lo siguiente, cuando nosotras nacimos éramos así, aprendimos a ser personas con tendencia a la tristeza con el tiempo, pero no se trata de que nuestra esencia sea así, así que no sientas que tratas de ser alguien que no eres, piensa que solamente estas recuperando una característica de cuando eras una bebé.

Cuando nos quedamos sumidos en la tristeza perdemos mucho tiempo, y no tenemos tanto como para pasárnosla desperdiciándolo así, hay tantos lugares por conocer, tantas personas, tantas cosas por hacer, que permanecer en ese estado más del tiempo necesario es definitivamente un desperdicio.

Autor: Sunky