Ser infiel a una buena persona es como tirar un diamante para recoger una piedra.

0
112

Nunca te obligue a estar a mi lado, eso lo sabes muy bien, siempre te pedí que fueras sincero conmigo y que si en algún momento nacía en ti un sentimiento por alguien más lo hablaras primero conmigo, así a pesar de que todo acabara entre nosotros quedaríamos en buenos términos, porque sé que en el corazón no se manda, pero creo que al menos me merecía que de frente me dijeras la verdad y después podrías haberte ido sin reclamos, incluso pude haberte lanzado mi bendición porque lo que más quería era que fueras feliz.

[SM-Responsive][/SM-Responsive]

Pero decidiste irte por el camino del engaño, como si en verdad pudieras ocultar algo tan grave por mucho tiempo, pero aun así no te importo, ustedes dos mancharon nuestra hermosa relación, donde hasta entonces habíamos sido felices sin necesitar cosas grandes, una noche mirando las estrellas, una cena en el patio a la luz de las velas, realmente eran cosas que estoy segura que ambos disfrutábamos, y sobre todo compartir esos momentos de intimidad en los que nos convertíamos en uno.

Pero nada de eso importo, no sé realmente en que estabas pensando, pero en ese momento en que decidiste traicionarme mataste nuestro amor, quemaste todo y lo convertiste en cenizas y de lo bello que había nada quedo, ahora en vez de ser un buen recuerdo eres una equivocación, ya no puedo valorar nada de aquello que alguna vez tuvimos, porque no te importo apuñalar mi corazón, y a pesar de todo me hubiera gustado que te fuera bien, pero como dicen “lo que mal comienza mal acaba”, no necesitaste mucho tiempo para darte cuenta que aquella mujer por la que cambiaste todo lo que tenías era realmente alguien que no valía la pena, era alguien que solo vivía el momento y tu momento pasó, ella se aburrió de ti o simplemente encontró a alguien más, pero el caso es que te dejo.

Cometiste varios errores, pero entre los más importantes fueron estos: dejaste a una buena mujer, una vida llena de amor, paz, lealtad y bienestar, por buscar algo intangible como una aventura, y otro de tus grandes errores fue creer que la aventura duraría, pero ella tampoco te veía como alguien para durar un tiempo, solo quería de ti la emoción de lo prohibido, pero una vez que se perdió eso, ella desapareció de tu vida, aunque no la culpo demasiado, después de todo ¿Qué te puedes esperar de un hombre que abandono a su mujer, a aquella persona que lo respetaba, lo atendía, lo amaba, y que nunca le dio una razón para que le traicionara?

Lamento que las cosas no te hayan salido bien, pero desde el principio no te diste cuenta que serle infiel a una buena mujer es tan absurdo como tirar un diamante para recoger una piedra, y a pesar de que me vienes a pedir perdón ¿Cómo esperas que yo me quede con lo que una mujer como ella desprecio?, obviamente yo me merezco algo mucho mejor, así que hazme un último favor y cumple con la última promesa que me hiciste: “que jamás te volvería a ver”.

Autor: Sunky