No es fácil sonreírle a la vida a pesar de las adversidades

0
31

La vida está llena de pruebas, de subidas y bajadas. Se presentan cosas en ellas de las que uno no está seguro del por qué, donde no estamos seguros de si existe un destino escrito para cada uno de nosotros y todas esas cosas malas que llegan a sucedernos alguien las puso ahí desde antes. No es fácil sonreírle a la vida porque no es fácil la vida…

[SM-Responsive][/SM-Responsive]

Todos hemos tenido que llorar por alguna injusticia, porque alguien nos lastimo o porque simplemente se produjo alguna herida en nuestro corazón. Todos hemos reído hasta que ya no podemos más por cosas que en ocaciones no tienen sentido, por personas que alegran nuestros días y en cualquier momento. Todos hemos tenido que luchar por seguir adelante después de las caídas; luchar por levantarnos y mantenernos de pie sin perder las esperanzas en esta vida. Todos, absolutamente todo hemos pasado por las mismas pruebas; algunos las han superado con mayor facilidad que otros, algunos otros lamentablemente no tuvieron fuerzas para seguir luchando y prefirieron mantenerse en el suelo hasta padecer.

No es fácil sonreír mientras las heridas por dentro arden, mientras las heridas por dentro te destruyen poco a poco sabiendo que no puedes demostrar por siempre las debilidades frente a los demás, porque a nadie le gusta mostrar debilidad, que los demás vean por lo que esta pasando y mucho menos que se den cuenta que no cuentas con las fuerzas suficientes para seguir adelante. No nos gusta que las demás personas sepan que no podemos seguir avanzando mientras ellas se mantienen de pie. Simplemente no nos gusta que nos vean por debajo de ellos; a todos nos gusta sobresalir, nos gusta estar de pie sin que puedan ver el dolor y lo difícil que es pasar los días mientras hay algo que te oprime el corazón.

Sabemos que en ocaciones a pesar de que el dolor esté ahí en lo más profundo de tu alma, debes fingir que nada pasa contigo, debes fingir que la estás pasando bien, que todo va de maravilla contigo. Sabemos que en ocaciones te prohiben mezclar tus sentimientos con alguna actividad que estés llevando a cabo, por ejemplo, durante el trabajo. Y son en esas ocaciones cuando más se nos dificulta poder sacar todo el sentimiento y permitimos que se vaya almacenando dentro de nosotros hasta que llegará el día en el que ya no podamos más y queramos buscar a esa alguien o algo con el que podremos desahogarnos. En ocaciones la mejor compañía será la soledad porque con ella podremos expresar lo que llevamos por dentro, sacar todas esas cosas que nos dañan sin importar que nadie este escuchando, sin importar que tú seas la única persona que puede escucharte porque podrás llorar y sacar de la mejor manera todo eso que te lastima por dentro.

No es fácil sonreír mientras haya dolor en nosotros pero es fácil encontrar un momento a solas donde podamos expresar todo con nosotros mismos y hacernos entender que las cosas difíciles algún día terminarán y que todo mejorará.