Para ofenderme, primero tendrías que importarme.

0
54

Quizás hubo un momento en el que tus palabras podían moverme, en el que tus necesidades eran como las mías, en el que nuestros corazones latían al unísono, digo quizás porque solo estoy consciente de la parte que a mi concierne, pero desde el momento en que te fuiste perdiste todo el poder que tenías de influenciarme y ahora tus palabras no pueden llegar a mis oídos, ahora eres solo un susurro molesto, como el volar de una mosca, no puedes afectarme, solo molestas, así que te recomiendo que guardes tu saliva y la uses con aquellos a los que puede llegar a importarles aquellas palabras que salgan de tu boca, porque al menos para mí son equivalentes a la nada.

[SM-Responsive][/SM-Responsive]

Fuiste tú quien se marchó, y ahora eres tú el que intenta atacarme solo porque no quise caer en tu jueguito estúpido de despedirte y volver, yo soy una puerta que una vez se cierra ya no la puedes volver a abrir, no pierdo mi tiempo con segundas oportunidades que solamente te hacen revivir aquellos sentimientos horrendos del pasado, nunca he creído que las personas puedan hacer algo mejor en la segunda oportunidad que en la primera y aunque hay casos muy contados en los que llega a pasar, yo no pierdo mi tiempo arriesgándome una vez que conocí lo más bajo y lo peor de una persona.

No me interesa participar en el engaño de volver a pretender ser aquello que se es, solo con el fin de agradar por un momento, para que después vuelvas a convertirte en el mismo patán que alguna vez fuiste, y eso de que te la pases hablando mal de mi es una razón más para ni siquiera considerar otra oportunidad contigo, francamente no entiendo cuál es el fin de tus palabrerías, de tus chismes llenos de mentiras, pues te comportas peor que una mujer herida, ya que ni siquiera yo he caído tan bajo como para inventar cosas acerca de un ex por más daño que este me hubiese causado.

Solo quiero decirte como último favor que lo que haces sinceramente te hace ver mucho más mal que a ti que a mí, porque las únicas personas que pueden llegar a creerte parte de tu historia son aquellas que no me conocen, y si lo haces para llamar mi atención sinceramente estas perdiendo tu tiempo y tu dignidad al actuar de esa manera, porque a mí no puedes ofenderme, yo controlo a quienes debo darle importancia a sus pensamientos, sus sentimientos y su imagen sobre mí, y son aquellos que son más cercanos a mí, cosa que hace mucho tiempo tu dejaste de ser.

Para ofenderme primero tendrías que importarme, y dejaste de importarme desde aquel instante en que dijiste adiós, así que sigue lejos como dijiste que estarías o sigue denigrándote hablando de mí, las dos cosas realmente me dan lo mismo.

Autor: Sunky