No tires la toalla a la primera caída porque aún quedan batallas que luchar

0
36

Todos en este planeta hemos tenido que pasar por situaciones difíciles. Todos hemos conocido el dolor, el verdadero dolor; ese dolor que te perfora los huesos y que te destroza el corazón de tal manera que te deja cicatrices que son muy difíciles de borrar; cicatrices que son un recuerdo de las caídas, de los dolores por los que hemos tenido que pasar. Es difícil darnos cuenta que no somos las únicas personas que sufrimos, que no somos las únicas personas que sufrimos o que hemos tenido a alguien o algo que nos lastimen.

[SM-Responsive][/SM-Responsive]

También es muy común que en ocaciones cuando caemos es muy difícil levantarnos, algo por lo que todos teneos que pasar en algún momento. Esa situación que nos ha hecho desmayar y que no ha golpeado tan fuerte que perdemos el sentido de la vida, que no encontramos la salida y que vemos la solución más sencilla; en ocaciones dejarnos pensamos que lo mejor es quedarnos ahí, donde ese problema nos dejo, pero realmente esa no es la solución más viable porque cada caída nos hace fuerte. En cada una de las caídas  por las que tenemos que pasar es un buen momento para aprender, para tomar fuerzas, para saber como levantarnos o reaccionar para no volver a caer con la misma piedra. Seguiremos cayendo, quizá, pero la diferencia radica cuando aprendemos a caer pero sobre todo aprendemos a levantarnos, y así, con el tiempo y las experiencias que vamos adquiriendo nos enseñan a levantarnos más rápido y que la caída no duela como las primeras.

Es importante a no tiremos la toalla a la primera caída porque en la vida habrá aún más pruebas, aún más dolor y el quedarnos en el suelo, caídos no nos garantiza que no sufriremos más. Es por eso que lo mejor es caer, aprender, tomar fuerzas, analizar el por qué de la caída, levantarnos y dejar que las heridas sanen. Es importante saber, entender y recordar que en algunas de las caídas no las haremos solos, que en ocaciones habrá personas a nuestro lado que caigan junto a nosotros y en otras ocasiones habrá personas que extiendan su mano para ayudarnos a levantarnos, también de esas situaciones debemos aprender. En situaciones seremos nosotros quienes demos la mano a alguien para ayudarlo a levantarse. Eso también es importante, aprender de las caídas y aprender que el amor hacia otras personas y junto a las experiencias donde hemos tenido que estar solos y levantarnos por nuestra propia cuenta nos harán ayudar a otra persona que llegue a toparse con una situación parecida.

No te rindas frente a los problemas sino que demuestra lo fuerte que eres y lo fuerte que llegaras a ser porque son estás caídas que nos preparan para las que siguen. Aún quedan batallas y es mejor que te prepares para enfrentarte a ellas y no perder tiempo lamentándote, llorando y pensando en el hubiera. Levántate y sigue caminando siempre con la cabeza en alto mostrando tus heridas a los demás y puedan ver por lo que has tenido que pasar y lo fuerte que eres porque pudiste levantarte.