El dolor NO es opcional.

0
20

No me he despedido porque en verdad no quiero hacerlo, pese al dolor, pese al suplicio yo me decidí a estar contigo y estoy dispuesta a pagar el precio de haber dejado todo atrás para nunca volver. No digo adiós porque aún no es tiempo de hacerlo, me hace falta el valor que perdí, me hace falta en verdad estar harta de ti… te has quedado con todo lo que era mío, te lo he dado todo y para poder marcharme primero necesito recuperar lo que me has quitado. Sin importar que ya no puedo más tengo que mentirme a mí misma para soportar tener la vista en el mismo punto sin mirar lo demás.

[SM-Responsive][SM-Responsive]

Miento si digo que te quiero; sé que tú también pues la única razón de esta unión es para que no digan que no te funciono, eres un hombre de palabra y dijiste que conmigo hasta donde la vida alcanzara. Ahora veo que intentas acelerar el proceso pese que pueda costar uno de nosotros… Tú por lo menos sales con alguien más, te distraes de este tormento obligado pero yo no puedo hacer eso porque me has moldeado tanto a ti que no quiero faltarte el respeto, es tan idiota como se escucha pero no hacerlo es tan complicado como volar. sintomas

Disimulo que no me pesa en el alma, finjo que no pesa tanto hasta ya no poder respirar con normalidad, ya lo sé, no hay vuelta atrás, no puedo mirar al pasado y dar vuelta a esta página porque no hay nada ya que todo me las quitado, mi única opción es fabricarme un nuevo camino, empezar de cero y mantener la frente en alto para de nuevo hacer como si las cosas estuvieran bien, que he recuperado el corazón que has secuestrado y que tengo todo bajo control. Me conozco bien y me conoces bien, ambos sabemos que no puedo hacer algo como eso, has hecho tu movimiento perfecto, estas esperando que se me acaben las jugadas y la última que me queda es imaginar que en verdad puedo lograrlo. sentirte-mejor-640x400

La sonrisa tras mi cara es tan falsa como la perfección, los adornos en mi cuerpo sólo son un intento de disimular las marcas de mi dolor, la normalidad de mi vida es irreal y vivo en un cuento de hadas. Nadie lo sabe a veces ni siquiera yo lo sé porque tras el dolor de una traición o de una mentira hay siempre una gran sonrisa. Mis momentos contigo están contados y sólo hay dos opciones; el intento de hacerlo desde cero o resignarme a nuestra promesa de quedarnos toda una vida… aunque está poco a poco se disuelve entre mis dedos.